La cultura y la soledad

Un texto de Adriano Prandi

Es bien sabido que a la cultura, esa maravillosa criatura humana, no le gustan las oficinas. No le sientan bien los palcos, ni los grandes escenarios, ni los actos oficiales, aunque muchos ministerios, secretarías y dependencias ostenten fervorosamente su nombre. A la cultura no le cae en gracia que la escriban con mayúsculas, aborrece la grandilocuencia. Y es imposible atraparla, encasillarla, dominarla o destruirla porque reaparece donde quiera y donde sea. Le bastan, para revivir y reinventarse, un encuentro fortuito, una ronda, un abrazo, un silencio. 

Ella, de tan inquieta y escurridiza, prefiere deambular por las periferias, sumergirse en los socavones, ocultarse bien adentro en los montes. Ella, de tan osada y preguntona, se siente viva en las calles y anquilosada en los museos. Elige la ferias a las galerías, los patios de tierra a los salones, la greda a la cristalería.

La cumbia y el ballenato nacieron en las eternas noches de la parranda costeña. La cueca, la zamba y la chacarera se nutrieron de punta a punta en los fogones andinos. El tango, que surgió en los burdeles y creció en las cantinas, se murió de aburrimiento en las academias y de olvido en los libros. Y si la más refinada literatura se escribió sin lápiz, de boca en boca, antes que los autores la atraparan en un papel, las más destacadas pinturas y murales se fueron cocinando a fuego lento en cada una de nuestras rebeliones.

Porque si hay algo que de veras no le gusta a la cultura es la soledad. Como la vida, necesita de un otro donde reflejarse, donde enriquecerse, donde compartirse. Como dios, solita, no existe.

 

La cultura y la soledad

La argentina de Macri y el fin del kirchnerismo.

Una lección de política con mayúsculas.
Asuntos:
– La caida del kirchenerismo
– Reforma vs cambio de sistema
– Articulación mafiosa de los grupos económicos
– Crisis de acumulación
– Modelo económico macrista (o la ausencia de todo modelo)
– Clase media, fascismo y lumpen
– Manipulación mediática: Clarín
– Milagros Sala: la primera presa política de la democracia 25’30”
– La suma del poder publico
– La Ley de Medios 29’38”
– Los Decretos de necesidad y urgencia: el poder por encima de la Ley. 30’00”
– El corned beef y el mundo agrario tradicional. 34′
– La revolución de la soja: Monsanto 37’40”
– El capitalismo agrario y la desposesión de la tierra
– La bicicleta financiera 45’20”
– La devaluación interna: la desposesión del salario y el empleo 50′
– Los fondos buitres: la desposesión por el endeudamiento 52’30”
– Las privatizaciones 57’40”
– La privatización de las pensiones: la desposesión del futuro.
– La ley de manifestaciones y la represión de la protesta social. 63’15”
– Los modelos explicativos: la teoría del caos y la represión. 69′
– Perón y el pueblo manso 76’45”
– Aramburu y el origen de la violencia
– El fascismo de las clases medias: la burguesía croata de Zagreb 81’30”
– Los Macri 85’20”
– El hundimiento de la izquierda: los errores y las lecciones a aprender 85’40”
– Los partidos y los MMSS 94’20”
Enlace a youtube:
https://youtu.be/GDpOXThc-KU

Entre la crisis de gobernabilidad y la dictadura mafiosa

O… cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar.
.
Oscilando entre la crisis de gobernabilidad y la dictadura mafiosa. Un artículo de Jorge Beinstein
.
Ha sido señalado hasta el hartazgo que por primera vez en un siglo el 10 de Diciembre de 2015 la derecha llegó al gobierno sin ocultar su rostro, sin fraude, sin golpe militar, a través de elecciones supuestamente limpias, se trataría de un hecho novedoso.Es necesario aclarar tres cosas:En primer lugar resulta evidente que no se trató de “elecciones limpias” sino de un proceso asimétrico, completamente distorsionado por una manipulación mediática sin precedentes en Argentina activada desde hace varios años pero que finalmente derivó en un operativo muy sofisticado y abrumador. Consumada la operación electoral la presidenta saliente fue destituida unas pocas horas antes de la transmisión del mando presidencial mediante un golpe de estado “judicial” demostración de fuerza del poder real que establecía de ese modo un precedente importante, en realidad el primer paso del nuevo régimen.

Esto nos lleva a una segunda aclaración: el kirchnerismo no produjo transformaciones estructurales decisivas del sistema, introdujo reformas que incluyeron a vastos sectores de las clases bajas, reclamos populares insatisfechos (como el juzgamiento de protagonistas de la última dictadura militar), implementó una política internacional que distanció al país del sometimiento integral a los Estados Unidos y otras medidas que se superpusieron a estructuras y grupos de poder preexistentes. Pero no generó una avalancha plebeya capaz de neutralizar a las bases sociales de la derecha quebrando los pilares del sistema (sus aparatos judiciales, mediáticos, financieros, transnacionales, etc.) desarticulando la arremetida reaccionaria. La alternativa transformadora radicalizada estaba completamente fuera del libreto progresista, la astucia, el juego hábil y sus buenos resultados en el corto y hasta en el mediano plazo maravilló al kirchnerismo, lo llevó por un camino sinuoso, acumulando contradicciones marchando así hacia la derrota final. Nunca se propuso transgredir los límites del sistema, saltar por encima de la institucionalidad elitista-mafiosa de las camarillas judiciales apuntaladas por el partido mediático componentes de una lumpenburguesía que aprovechó el restablecimiento de la gobernabilidad post 2001-2002 para curar sus heridas, recuperar fuerzas y renovar su apetito.

Como era previsible las clases medias, grandes beneficiarias de la prosperidad económica de los años del auge progresista, no se volcaron de manera agradecida hacia el kirchnerismo sino todo lo contrario, azuzadas por el poder mediático retomaron viejos prejuicios reaccionarios, su ascenso social reprodujo formas culturales latentes provenientes del viejo gorilismo, del desprecio a “la negrada” enlazando con la ola regional y occidental en curso de aproximaciones clasemedieras al neofascismo. No se trató entonces de una simple manipulación mediática manejada por un aparato comunicacional bien aceitado sino del aprovechamiento derechista de irracionalidades ancladas en los más profundo del alma del país burgués.

La tercera observación es que el fenómeno no es tan novedoso. Si bien es cierto que el proceso de manipulación electoral se inscribe en el marco del declive del progresismo latinoamericano y que fue realizado de manera impecable por especialistas de primer nivel seguramente monitoreados por el aparato de inteligencia de los Estados Unidos, no deberíamos olvidar que antes de la llegada del peronismo en 1945 la sociedad argentina había sido moldeada por cerca de un siglo de república oligárquica (que no fue abolida durante el período de gobiernos radicales entre 1916 y 1930) dejando huellas culturales e institucionales muy profundas atravesando las sucesivas transformaciones de las elites dominantes como una suerte de referencia mítica de una época donde supuestamente los de arriba mandaban mediante estructuras autoritarias estables. Constituye una curiosa casualidad cargada de simbolismo pero lo cierto es que fue el presidente “cautelar-instantáneo” Federico Pinedo impuesto por la mafia judicial el encargado de entregar el bastón presidencial a Macri. Federico Pinedo: nieto de Federico Pinedo, una de la figuras más representativas de la restauración oligárquica de los años 1930, bisnieto de Federico Pinedo Rubio intendente de Buenos Aires hacia fines del siglo XIX y luego diputado nacional durante un prolongado período como representante del viejo partido conservador. Seguir la trayectoria de esa familia permite observar el ascenso y consolidación del país aristocrático colonial construido desde mediados del siglo XIX. El lejano descendiente de aquella oligarquía fue el encargado de entregar los atributos del mando presidencial a Mauricio Macri, por su parte heredero de un clan familiar mafioso de raiz italo-fascista [1], instaurador de un “gobierno de gerentes”. Los avatares de un golpe de estado instantáneo establecieron un simbólico lazo histórico entre la lumpenburguesía actual y la vieja casta oligárquica.

La crisis

El contexto económico internacional viene dado por una crisis deflacionaria motorizada por el desinfle de las grandes potencias económicas. Estados Unidos, la Unión Europea y Japón navegando entre el crecimiento anémico, el estancamiento y la recesión, China desacelerando su crecimiento y Brasil en recesión sobredeterminan una coyuntura marcada por el enfriamiento de la demanda global lo que deprime los precios de las materias primas y estanca o achica los mercados de productos industriales. En suma un panorama mundial negativo para un país como la Argentina principalmente exportador de materias primas y en menor escala de productos industriales de mediano-bajo nivel tecnológico.

Ante ese ciclo internacional adverso, desde el punto de vista teórico la economía Argentina para no caer en la recesión debería apoyarse cada vez más en la expansión y protección de su mercado interno, su tejido industrial, su autonomía financiera. Sin embargo el gobierno de Macri inicia su mandato haciendo todo lo contrario: achicando el mercado interno mediante la reducción drástica en términos reales de salarios y jubilaciones, aumentando el endeudamiento externo, desprotegiendo al grueso de la estructura industrial. A ello apuntan sus decisiones económicas iniciales como la megadevaluación, la eliminación o disminución de impuestos a las exportaciones, la suba de las tasas de interés, la liberalización de importaciones, y pronto la eliminación de subsidios a los servicios públicos con el consiguiente aumento de sus tarifas. Se trata de una gigantesca transferencia de ingresos hacia los grupos económicos más concentrados (grandes exportadores agrarios, empresas y especuladores financieros poseedores de fondos en dólares, etc.), de un saqueo descomunal que se irá prolongando en el tiempo al ritmo de las subas de precios, las depresiones salariales, las devaluaciones y los tarifazos. Crecerá la desocupación, la pobreza y la indigencia, la concentración de ingresos avanzará (ya está avanzando) rápidamente, el crecimiento económico nulo o negativo serán inevitables.

Según ciertos expertos estaríamos embarcados en una vorágine completamente irracional marcada por la declinación del grueso de la industria y la desintegración de la sociedad resultado de la aplicación ortodoxa de recetas neoliberales “equivocadas”. Pero el gobierno no se equivoca, actúa según la dinámica de una lumpenburguesía portadora de una racionalidad instrumental cuyo fin no es otro que el de la acumulación rápida de riquezas saqueando todo lo que se le cruza en el camino. La racionalidad de los bandidos dueños del poder no es la del desarrollo económico armonioso y general que anida en la cabeza de ciertos economistas.

Así es como hemos pasado de una versión suave de la política económica contra-cíclica (desde el punto de vista de la tendencia de la economía global) a una política pro-cíclica que se incorpora con notable ferocidad a la degeneración general (financiera, institucional, ideológica, etc.) del mundo capitalista.

El progresismo gobernó entre 2003 y 2015 restableciendo la gobernabilidad del sistema, todo anduvo bien mientras la bestia lamía sus heridas en un contexto de relativa prosperidad recomponiéndose del terremoto de los años 2001-2002, pero desde 2008 las cosas fueron cambiando: el achatamiento del crecimiento económico exacerbó su voluntad por acaparar una porción mayor de la torta, en ese sentido el 10 de diciembre de 2015 puede ser visto como el punto de inflexión, como un salto cualitativo del poder draculiano de las elites dominantes inaugurando una etapa de decadencia de la sociedad argentina. Las fuerzas entrópicas, devastadoras, lograron imponer su dinámica.

Dos escenarios

Nos encontramos ante los primeros pasos de una aventura autoritaria de trayectoria incierta. No se trata de un hecho producto del azar sino del resultado de un prolongado proceso de maduración (degeneración) de las elites dominantes de Argentina convertidas en jaurías depredadoras coincidentes con el fenómeno global de financierización y decadencia. Basta con echarle una mirada al gobierno y sus respaldos donde sobreabundan personajes acusados de ser delincuentes financieros como Prat Gay, Melconian o Aranguren, o “padrinos” como Cristiano Rattazzi, Paolo Roca, Franco Macri (y su hijo-presidente) o de otros señalados como agentes de la CIA como Susana Malcorra o Patricia Bullrich[2], para percibir que la tragedia local no es más que un apéndice periférico de un capitalismo global embarcado en una loca carrera liderada por lobos de Wall Streeet, militares delirantes y políticos corruptos destruyendo países enteros, triturando instituciones, saqueando recursos naturales imponiendo un proceso de destrucción a escala planetaria.

La lumpenburguesía argentina, su articulación mafiosa en la cúpula del poder (empresario, judicial, mediático) y sus prolongaciones institucionales y abiertamente ilegales ha dejado de ser la fuerza dominante en las sombras, jaqueando, condicionando, bloqueando, imponiendo, para asumir abiertamente el gobierno. Esto puede ser atribuido a varios motivos entre otros a la inexistencia de un elenco de “políticos” con capacidad de decisión como para implementar el mega-saqueo en curso, entonces son los gerentes los que deben hacerse cargo de manera directa del Poder Ejecutivo, es decir “técnicos” completamente ajenos al embrollo electoral.

El nuevo esquema resulta sumamente eficaz a la hora de adoptar medidas contundentes contra la mayoría de la población pero aparece muy poco útil para amortiguar el inevitable descontento popular (incluido el de una porción significativa de incautos votantes de Macri). Las camarillas sindicales podrán durante un corto período generar inacción, algunos políticos provinciales empujarán en el mismos sentido, los medios masivos de comunicación buscarán distraer, confundir, justificar (ya lo están haciendo) intensificando la campaña de idiotización pero todo eso es insuficiente frente a la magnitud del desastre en curso.

Por otra parte el carácter lumpen, inestable del régimen macrista afectado por previsibles disputas internas, golpes financieros, turbulencias exógenas de todo tipo propias de un sistema global a la deriva y además (principalmente) presionado por una base social cuyo descontento irá ascendiendo como una avalancha gigantesca, va dejando al descubierto la única alternativa posible de gobernabilidad mafiosa.

Se trata de la formación de un sistema dictatorial con rostro civil y de configuración variable. Tiene claros antecedentes internacionales recientes, viene guiado por el aparato de inteligencia de los Estados Unidos y se apoya en la llamada doctrina de la Guerra de Cuarta Generación cuyo objetivo central es la transformación de la sociedad objeto de ataque en una masa amorfa, degradada, acosada por erupciones “desprolijas” de violencia caótica y en consecuencia impotente ante el saqueo. Irak, Libia, Siria aparecen como experiencias de manual extremas y lejanas, por el contrario México o Guatemala son paradigmas latinoamericanos a tener en cuenta aunque la especificidad argentina aportará seguramente rasgos originales. Tenemos que pensar en una combinación pragmática de distintas dosis de represión directa “clásica”, judicialización de opositores sindicales, políticos, etc., bombardeo mediático (diversionista y/o demonizador), represión clandestina, incentivos a la rivalidades intrapopulares (cuanto más sanguinarias mejor), irrupción de bandas que aterrorizan a la población (como las “maras” en América Central o los batallones de narcos de México), fraudes electorales, etc. De ese modo Argentina entraría de lleno en el siglo XXI signado por el ascenso del capitalismo tanático.

Sin embargo esa estrategia no se puede instalar plenamente de un día para otro, requiere tiempo y una cierta pasividad inicial de las bases populares, además encontraría serias dificultades ante una sociedad compleja como la Argentina, con un amplio abanico de clases bajas y medias portadoras de culturas, capacidad de organización, de historias que desde la mirada superficial de los gerentes financieros y de los expertos en control social no aparecen como amenazas visibles (o aparecen como resistencias o nostalgias impotentes) pero que constituyen latencias, bombas de tiempo de enorme poder que pueden estallar en cualquier momento. Este desafío desde abajo converge con el temor de los de arriba a puebladas inmanejables conformando grandes interrogantes gelatinosos que generalizan la incertidumbre en las elites, deterioran su psicología.

La no viabilidad de ese escenario siniestro, su posible empantanamiento, dejaría abierto el espacio para el desarrollo de un segundo escenario: el de una crisis de gobernabilidad mucho más devastadora que la de 2001. En ese caso la fantasía elitista de la recomposición dictatorial-mafiosa del poder político no habría sido otra cosa que una ilusión burguesa acompañando al fin de la gobernabilidad, al comienzo de un período de alta turbulencia, de desintegración social de duración impredecible. El progresismo tan despreciado por las elites y sus preservativos de clase media habría sido un paraíso capitalista destruido por sus principales beneficiarios.

Como vemos el infierno mafioso no es inevitable aunque no deberíamos subestimar la capacidad operativa de sus ejecutores locales y su mega padrino imperial, los Estados Unidos están lanzados a la reconquista de su patio trasero latinoamericano.

¿Hacia dónde va esta historia?: la resistencia popular tiene la respuesta.

Notas:

[1] Horacio Verbitsky, “A las Malvinas en subte. El rol de la P-2, los Macri, FIAT y TECHINT en la guerra de 1982”,http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-190366-2012-03-25.html

[2] ARGENTINA: la nueva ministra de Exteriores pertenece a la CIA, según Diosdado Cabello. – El presidente de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, Diosdado Cabello, declaró que la canciller argentina, Susana Malcorra, pertenece a la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés). “Estuvo aquí, la recibí yo en mi oficina, es la CIA misma, se la nombraron de canciller al señor (Mauricio) Macri”, presidente electo de Argentina, subrayó Cabello en su programa semanal de los miércoles, transmitido por el canal estatal Venezolana de Televisión (VTV). – También Patricia Bullrich reporta a “la agencia” y probablemente lo hagan otros y otras, como Laura Alonso. El rumor que corre es que Macri prácticamente no conoce a Malcorra y que le fue impuesta telefónicamente por el Departamento de Estado. – Pájaro Rojo, 11/12/2015,http://pajarorojo.com.ar/?p=20433

Jorge Beinstein es economista argentino, docente de la Universidad de Buenos Aires. 

Fuente: http://www.alainet.org/es/articulo/174435

LA GRAN TRANSFORMACION, de Karl Polanyi ( Seminario de lectura )

Actividad presencial en VALENCIA

Inicio: 29 de septiembre de 2016.

 

HORARIOS:

DURACION: 1 año aproximadamente..

OBJETIVOS:

Realizar una lectura y discusión colectiva en voz alta de la obra de Karl Polanyi LA GRAN TRANSFORMACION. Escrita en 1944, analiza los orígenes del liberalismo económico y su consolidación en la sociedad de mercado, sus disfunciones y trampas, sus catastróficas consecuencias, las respuestas históricas dadas desde el socialismo y el fascismo, y arroja luz como ninguna sobre los desafíos a los que ahora nos aboca el neoliberalismo ante formas inéditas de autoritarismo identitario. En suma, una oportunidad para reflexionar sobre los límites y posibilidades de nuestro presente

Se trata de una propuesta modesta, sin afán erudito, destinada exclusivamente a quienes deseen ampliar su horizonte como ciudadan@s.

Siguiendo el hilo conductor del texto, procuraremos recuperar el relato largo y la reflexión fundamentada (frente al eslogan y el marketing), construyendo un conocimiento compartido (entre iguales) sobre lo humano y las condiciones de posibilidad de la libertad, la ciudadanía y la convivencia.

Episodio 5 – Punta de lanza de Clovis.

Episodio 5 – Punta de lanza de Clovis.

Punta de lanza de Clovis (fabricada aproximadamente 13.000 años atrás). Punta de lanza, de piedra, encontrada en Arizona.

(Link al programa, grabación, texto en inglés y fotografías de los objetos: http://www.bbc.co.uk/programmes/b00pwn7t)

Episodio 5 - clovis spear point

Imagínelo. Ud. se halla en medio de un paisaje verde, tachonado de árboles y matorrales. Forma parte de un equipo de cazadores, que acecha silenciosamente una manada de mamuts. Uno de ellos, espera, será la cena. En sus manos, una ligera jabalina acabada en afilada y puntiaguda piedra. Se acerca a un mamut, arroja la jabalina y falla. El mamut rompe la lanza bajo las patas. Ud coge otra, y avanza, pero deja tras de si -sobre la tierra- algo que con el paso del tiempo devendrá para nosotros un mensaje: miles de años después de que el mamut pisara su lanza, otros seres humanos encontrarán esa punta de lanza y sabrán que sus ancestros estuvieron allí mucho antes de lo que nadie hasta entonces había imaginado.

 “Se ve tan pequeña, tan solo dos o tres pulgadas de longitud” (Michael Palin)

“Estas eran gente en movimiento, exploradores, y puedo sentir algo de empatía, puedo sentir que debieron haber sentido al entrar en una tierra sobre la que nadie había oído hablar, en la que nadie había estado antes que ellos” (Profesor Gary Haynes)

Estamos en 13.000bp, en América. Cosas tiradas o perdidas pueden decirnos mucho más sobre le pasado que cualquier otro objeto cuidadosamente preservado para la posteridad. Son objetos rotos, que cuentan historias conmovedoras. Esos objetos mundanos, descartados cada día como basura, pueden definir mucho mejor las características del genero humano que las grandes obras de arte. Y esta modesta pero esencial pieza arqueológica puede ponernos ante una de las más importantes narraciones de la historia de la humanidad. Concretamente en este programa, nos mostrará cómo los humanos modernos, los fabricantes y artistas que hemos estado siguiendo a lo largo de la semana, consiguieron apoderarse del mundo entero. Cómo, tras poblar Africa, Asia, Australia y Europa, consiguieron llegar finalmente a América.

En la galería “Norteamérica” del British Museum, entre magníficos tocados de plumas y totems, tenemos un muy interesante trozo de basura. Es la parte final de un arma mortal; solo la punta, pues el asta desapareció hace largo tiempo. Esta punta de lanza está construida en duro pedernal. Su tamaño es como el de un teléfono pequeño y delgado, en forma de una larga hoja. Su punta todavía está intacta y afilada; la superficie de ambas caras, bellamente ondulada. Y vista de cerca muestra marcas de fabricación en forma de escamas cuidadosamente desconchadas. Es un objeto de tacto adorable, aunque muy bien adaptado a su propósito letal. Un objeto bello y mortal.

Esta punta de flecha plantea muchos problemas, pero el más sorprendente es que fuera encontrada en América. Durante la mayoría de nuestra historia, los seres humanos estuvimos anclados en Africa, Asia y Europa. Por lo que la primera pregunta que surge es¿ cómo llegó a América la gente que hizo esta punta? ¿quiénes eran?.

Aclaremos que nuestra punta de lanza en absoluto es un objeto singular, único; por el contrario es solo uno entre los miles encontrados a través de Norteamérica, Alaska y Méjico. Se las conoce como “puntas de Clovis”, tras que en 1936, en una pequeña ciudad del estado norteamericano de Nuevo Méjico, fuera descubierta al lado de huesos de animales muertos. Los fabricantes de estas puntas de piedra, la gente que cazaba con ellas, recibieron el nombre de “gente de Clovis”.

El descubrimiento de Clovis representó un salto adelante en nuestra comprensión de la historia de América. Estas puntas de lanza son la evidencia de sus primeros seres humanos. Idénticas puntas fueron encontradas desde Alaska a Méjico y de California a Florida mostrando que esas gentes fueron estableciéndose en pequeñas comunidades, a medida que la Edad de Hielo tocaba a su fin, aproximadamente 13.000 años atrás.

¿Realmente fueron las gentes de Clovis los primeros americanos? El mayor experto en esté periodo es el profesor Gary Haynes:

“Hay algunos hallazgos que probarían que hubo gente en Norteamérica antes de que estas punta de Clovis fueran fabricadas (13.000 años atrás), pero la mayoría son discutibles. Clovis parece ser la primera población. Excave donde se excave, los niveles del fondo del yacimiento arqueológico acaban en los 13.000 años, y si hay artefactos, serán de Clovis o relacionados con Clovis. Por lo que parece que ahí está el foco de las primeras migraciones que acabaron ocupando todo el continente, deviniendo los ancestros del moderno americano nativo. Clovis colonizó primeramente el norte de Norteamérica, y desde allí el resto del continente. Y los estudios genéticos prueban concluyentemente que los americanos nativos proceden del noreste de Asia.”

Arqueología, ADN y el grueso de la academia, dicen que efectivamente los americanos llegaron a América desde el noreste de Asia hace menos de 15.000 años. Pero reescribir la historia de esta manera nos lleva al choque con creencias profundamente arraigadas. La historiadora Gabrielle Tayac, india Piscataway, que trabaja para el Museo Nacional de Indios Americanos Smithsonian, estudia cómo los americanos nativos reaccionan contra esa nueva narrativa de la ciencia:

 “Es un ataque contra sus creencias constituyentes… Respecto de su relato de la creación, hay gente que cree firmemente que emergieron de la tierra, o que cayeron del cielo, o que se desarrollaron sobre la espalda de un escarabajo de agua, dependiendo de su origen … La religión americana nativa fue reprimida durante mucho tiempo, y la gente se ha vuelto muy protectora de ella. Para algunos nativos, aunque no sean todos, los hallazgos científicos sobre su origen que contradicen lo que ellos creen, o su tradición oral, pueden percibirse como un intento de invalidar las tradiciones nativas.”

40.000 años atrás, humanos como nosotros se esparcieron desde Africa sobre la totalidad de Asia y Europa, cruzando mares hasta Australia. Pero no habían conseguido poner pie en América, algo que necesitaría previamente de grandes cambios climáticos. La Edad de Hielo (20.000 bp) resolvió este problema: acumuló grandes masas de agua en láminas de hielo y glaciares, bajando el nivel del mar, y haciendo que el mar entre Rusia y Alaska (lo que hoy llamamos el Estrecho de Bering) se volviera un ancho y fácilmente transitable puente de tierra. Animales (mamíferos, bisontes y renos- emigraron al lado americano, y tras ellos los cazadores humanos que les perseguían. El camino hacia el sur, hacia el interior del resto de América, sería un corredor libre de hielo entre las Montañas Rocosas (del lado del Pacífico) y el vasto continente de hielo que cubría Canada al otro.

Cuando 15.000 años atrás el clima volvió a calentarse, una gran cantidad de animales, siempre seguidos de sus humanos cazadores, atravesaron ese corredor hasta alcanzar las ricas praderas de caza de lo que hoy es EEUU. Este sería el nuevo mundo americano de las puntas de Clovis. Claramente, era un entorno inmejorable para esos osados humanos que avanzaban desde el norte de Asia. Pero visto desde la perspectiva del mamut la cosa podía resultar no tan prometedora. Las ondulaciones en las caras de la punta de Clovis, que por cierto la hacen tan hermosa, producen un gran desangrado en cualquier animal que pinche. Ud no necesita hacer un disparo mortal, ni dar en un órgano vital. Basta con hacer blanco donde sea, y la víctima perderá sangre debilitándose gradualmente hasta que Ud la alcance y pueda con toda facilidad liquidarla. De hecho, para el 10.000 BC, todos los mamuts y muchos otros grandes mamíferos ya habían sido exterminados. Cuánto de esta extinción es responsabilidad de la gente de Clovis es cuestión de debate, aunque Gary Haynes piensa que si:

“Pienso que hay una conexión directa entre la aparición de gente y la desaparición de algunos de los grandes mamíferos -si no de todos- en Norteamérica. Es más, podemos trazar esa conexión a través del mundo. Donde nunca había habido población humana antes, de forma casi invariable,  cuando llega el homo sapiens sapiens los grandes mamíferos desaparecen -o merman en gran proporción. En Norteamérica, esto afectó a dos tercios o tres cuartas partes de ellos.”

Para el 12.000 bp la gente de Clovis y sus descendientes no solo se habían esparcido por el norte de América, sino que habían alcanzado los puntos más australes de Sudamérica. No mucho antes de esto, el calentamiento del clima y el deshielo habían hecho subir el nivel del mar, inundando el puente de tierra con Asia. Ya no había marcha atrás. Por lo que durante los siguientes 9.000 años, de hecho hasta el contacto con los europeos en el siglo XVI, las civilizaciones de América debieron desenvolverse por si mismas. Así, hace 12.000 años alcanzamos un hito en la historia humana: con la excepción de las islas del Pacífico, los seres humanos habíamos colonizado ya la totalidad de la tierra habitable. Pareciera que estamos diseñados para permanecer en movimiento, para desear siempre más, para buscar qué es lo que hay tras la siguiente colina. El periodista y viajero Michael Palin ha pisado buena parte del globo ¿Qué cree él que nos impulsa a ello?

“En lo que a mi respecta, siempre fui inquieto y, desde muy pequeño, estuve interesado  en dónde estaba, en qué había más allá del horizonte, en que había al volver la siguiente esquina. Cuanto más estudias la historia del  homo sapiens, te das cuenta de que todo en él es movimiento, desde la primera vez que decidió dejar Africa. La inquietud parece ser un factor muy importante en el modo en el que los humanos ocupamos el planeta. Pareciera que no conseguimos nunca sentirnos establecidos, satisfechos, aunque pensemos que si. Por el contrario, seguimos buscando dónde hay algo mejor, un lugar más cálido o más placentero. Quizás sea ese un elemento, un elemento espiritual, de esperanza, de expectativas en todos nosotros. Es como si, estando donde estemos, siempre vayamos en busca de lo maravilloso. Es la eterna búsqueda del paraiso, la búsqueda de la tierra perfecta. Tal vez sea eso lo que está detrás de todo ello, todo el tiempo”.

La esperanza, como definición de lo humano. ¿No sería una manera alentadora de terminar esta primera semana de nuestra historia del mundo? Lo que para mi ha sido más destacable en este largo viaje de dos millones de años, es el constante esfuerzo humano por hacer las cosas mejor, por hacer herramientas que eran no solo más eficientes sino también más hermosas, por explorar no los entornos naturales y las ideas, por esforzarse siempre en la dirección de lo desconocido. Los objetos vistos han trazado un camino desde herramientas simples de supervivencia -no tan diferentes a las que cualquier otro animal podría usar-, hasta la genialidad del arte y los orígenes de la religión.

La próxima semana veremos cómo, alrededor de 10.000 años atrás, fuimos capaces de empezar a transformar la naturaleza, dando origen a la domesticación. Un proceso en el que no solo cambiamos el paisaje, sino que también cambiamos las plantas, los animales -y sobre todo- a nosotros mismos. Y me centraré en dos de nuestros pasatiempos favoritos: la comida y el sexo.