INTRODUCCION AL LAICISMO

El próximo martes 2 de octubre, fruto de la colaboración con Valencia Laica y del apoyo de CCOO y el Centro 1º de Mayo, comenzamos un nuevo desafío formativo:

INTRODUCCIÓN AL LAICISMO.

Consistirá en
👉 una charla inaugural a cargo de Valencia Laica, y
👉 4 seminarios monográficos sobre aspectos centrales del laicismo.

* La entrada es libre previa inscripción hasta completar el aforo (charla, 50 personas; seminarios, 30).
* L@s participantes recibirán por email el material con el que se trabajará en cada seminario.

INSCRIPCIÓN: https://goo.gl/forms/N8ngZdcTwZM1w5ft1

 

.

Hobsbawm, Eric – La era de la revolución (1789-1848) ( audio audiolibro mp3 )

“Este libro, aunque ha sido escrito por un historiador profesional, no está dirigido a los especialistas, sino a cuantos desean comprender el mundo y creen que la historia es importante para conseguir ese objetivo.”

“El objeto de este libro no es una narración detallada, sino una interpretación y lo que los franceses llaman haute vulgarisation. Su lector ideal será el formado teóricamente, el ciudadano inteligente y culto, que no siente una mera curiosidad por el pasado, sino que desea saber cómo y por qué el mundo ha llegado a ser lo que es hoy y hacia dónde va”.

Primer tomo de la gran trilogía histórica (o tetralogía, según se mire) de Eric Hobsbawm: LAS ERAS. Ni Hobsbawm ni su obra requieren más presentación.

  • La era de la Revolución (1789 -1848): “La transformación del mundo entre 1789 y 1848, debida a lo que llamamos la «doble revolución»: la Revolución francesa de 1789 y la contemporánea Revolución industrial británica”.
  • La era del Capital (1848 – 1875): “Después de 1848 (, la) extensión de la economía capitalista a todo el mundo”
  • La del Imperio (1875 – 1914): “Apogeo y de la catástrofe final de una época: la de la burguesía liberal”
  • Historia del siglo XX.

¡Que lo disfrutéis!

Las grabaciones que siguen a continuación, como todos los documentos de este blog, están dedicados exclusivamente a personas con deficiencias visuales que tengan impedida o dificultado el acceso a la lectura en papel. Si no es su caso, no debe proceder a la descarga.

LINK

HOBSBAWM – LA ERA DE LA REVOLUCIÓN (1789-1848)

 

Anderson, Benedict – Comunidades imaginadas ( audio audiolibro mp3 )

“Una nación es una comunidad política imaginada como inherentemente limitada y soberana” (…) Lo que (…) hizo imaginables a las comunidades nuevas (fue) una interacción semifortuita, pero explosiva, entre un sistema de producción y de relaciones productivas (el capitalismo), una tecnología de las comunicaciones (la imprenta) y la fatalidad de la diversidad lingüística humana.” [Anderson, B. Comunidades Imaginadas]

El libro que hoy os invitamos a leer es COMUNIDADES IMAGINADAS (Reflexiones sobre el origen y difusión del nacionalismo), de Benedict Anderson, todo un clásico de la historiografía contemporánea y del pensamiento social y político. Publicado en 1983, sigue interpelando a nuestro presente con tanta o más brillantez que en el momento de su publicación. A lo largo de sus páginas, el autor sienta las bases de una interpretación materialista del fenómeno “nacional” (en realidad, del fenómeno identitario en general), formalizando muy bien su contexto, condiciones, tipos y fases de desarrollo (revoluciones americanas, nacionalismos centroeuropeos y poscoloniales), casuística y consecuencias, y sus relaciones con la lengua, el marco económico y filosófico, la política colonial e imperial y la religión. Una obra imprescindible para entender el mundo en que vivimos.

El enlace situado al final de este documento lleva a la grabación completa de la obra, en mp3, capítulo a capítulo. Como todos los enlaces de este blog, está destinado exclusivamente a personas que sufran alguna minusvalía que impida acceder a la obra escrita. Quienes no estéis en esa situación no debéis descargarla. Pero compradla y leedla: no os defraudará.

LINK

ANDERSON, BENEDICT – COMUNIDADES IMAGINADAS

Beauvoir, Simone – Memorias de una joven formal ( audio audiolibro mp3 )

“Somos tan libres como se quiera, pero impotentes…”

Primer tomo de las memorias de Simone de Beauvoir, publicado en 1958, da cuenta del ambiente y circunstancias que rodearon su nacimiento, infancia y adolecencia hasta su habilitación como profesora de filosofía. Con una prosa brillante, a través del filtro de su vida, degrana los acontecimientos que conformaron el siglo XX europeo desde la primera guerra mundial hasta la crisis del 29. Y en ese escenario, poniendo de manifiesto su situación, el contexto en el que adquiere forma su persona, muestra su encuentro -y la impronta que en ella dejaron- con algunos de los personajes que adquirirían más influencia en el pensamiento mundial de entreguerras y posterior: Paul Nizan, Jean Paul Sartre, Simone Weill, Claude Levi-Strauss, Raymond Aron, Daniel Lagache, Merleau-Ponty, Herbaud…

Una joya de la literatura de introspección, y un clásico del existencialismo. Os la recomiendo de todo corazón. Compradla y leedla. No os defraudará.

¡Es uno de esos textos que embellecen la vida!.  🙂

Completan su autobiografía:

  • La fuerza de las cosas
  • La plenitud de la vida
  • Final de cuentas
  • La ceremonia del adios

Quienes tengáis deficiencias visuales que os impidan acceder a la lectura en papel, a continuación tenéis un LINK para su descarga en audiolibro (si no es vuestro caso no debéis proceder a esa descarga).

LINK

BEAUVOIR – MEMORIAS DE UNA JOVEN FORMAL

Sartre, Jean-Paul – Las palabras ( audio audiolibro mp3 )

Ensayo autobiográfico de Jean-Paul Sartre publicado a fines de 1963 en Les Temps Modernes. Breve, brillante e imponente, en su momento constituiría el refrendo definitivo del futuro premio Nobel. 50 años después, sigue siendo considerada por much@s la mejor obra de su autor.

Esta obra es de dominio público.

LINK

SARTRE, J-P – LAS PALABRAS

Sartre, Jean-Paul – El existencialismo es un humanismo ( audio audiolibro mp3 )

Texto taquigrafiado de la conferencia dada por Sartre el 29 de octubre de 1945, en el Club Maintenant, con el propósito de clarificar y difundir los elementos principales de su existencialismo. A caballo entre El Ser y la Nada y La crítica de la Razón dialéctica, por su brevedad y sencillez sigue siendo una obra clave para aproximarse al pensamiento de su autor.

Esta obra es de dominio público.

LINK

SARTRE, J-P – EL EXISTENCIALISMO ES UN HUMANISMO

Tomás Moro – UTOPÍA ( audio audiolibro mp3 )

 

La obra cuyos enlaces os dejo a continuación, es una joya de la literatura y pensamiento utópicos, deleite para los sentidos y para el intelecto: la UTOPIA de Tomás Moro (1516), en versión de Guillermo Rovirosa (1964).

Tanto la obra como la grabación son de dominio público. ¡Disfrutadla! También en esto hay mucho que aprender  🙂

LINK

TOMAS MORO – UTOPÍA

Epícteto – Enquiridión ( audio audiolibro mp3 )

Hubo un tiempo en el que la filosofía no era una profesión, ni una actividad literaria, ni siquiera un corpus de conocimientos vinculado a unos temas considerados filosóficos. Era simplemente un arte de vivir. El objetivo al practicarla no era obtener un grado académico o unos ingresos por enseñarla, era una forma de llegar a ser más justo, más sensato, más razonable, más sereno, más sincero, más respetuoso, más magnánimo, más libre”.

“El Enquiridión o Manual de Epicteto hay que encuadrarlo en esta visión ética de la filosofía. Se trata de una pequeña recopilación o resumen de las «Disertaciones según Arriano», disertaciones que son una transcripción casi taquigráfica de las enseñanzas de Epicteto hecha por su discípulo Lucio Flavio Arriano, también conocido como Arriano de Nicomedia.”

LINK

ARRIANO, LUCIO FLAVIO – ENQUIRIDION (El manual de Epícteto)

MILL, John Stuart – La esclavitud femenina ( audio audiolibro mp3 )

“No hay esclavo cuya esclavitud sea tan completa como la de al mujer” (Mill, J.S. La esclavitud femenina. VIII].

El siguiente enlace corresponde a una grabación en mp3 de LA ESCLAVITUD FEMENINA, de John Stuart Mill, traducida y prologada por Emilia Pardo Bazán.

[Aunque esta obra es de dominio público-, esta grabación, al igual que las otras de este blog, está destinada exclusivamente a personas con alguna minusvalía o impedimento físico que les impida poder disfrutar de la obra en edición impresa. Por tanto, si no es su caso, no debe acceder a la obra].

Quienes disfrutáis del privilegio inigualable de poder leer, compradla y leedla; quienes no , sentaos a escuchar.

Esta obra, escrita en 1869, quizás sea la primera que de manera completa y sistemática intenta la impugnación de la desigualdad de género. Pero además, esta edición, traducida y prologada por Emilia Pardo Bazán, toca la excelencia. Pertinencia social y política, profundidad del contenido y belleza del continente se dan la mano en esta joya de la filosofía y la literatura.

“Todo lo que no eleva, rebaja” (Cap. XXXIV)

¡Que la disfrutéis!

LINK a los archivos de audio:

JOHN STUART MILL – LA ESCLAVITUD FEMENINA

SUN TZU – El arte de la guerra ( audio audiolibro mp3 )

“Lo supremo en el arte de la guerra es vencer sin dar batalla [Sun Tzu – El arte de la guerra. 3].

El siguiente enlace corresponde a una grabación en mp3 de SUN TZU, EL ARTE DE LA GUERRA.

[Aunque esta obra es de dominio público-, esta grabación, al igual que las otras de este blog, está destinada exclusivamente a personas con alguna minusvalía o impedimento físico que les impida poder disfrutar de la obra en edición impresa. Por tanto, si no es su caso, no debe acceder a la obra].

Quienes disfrutáis del privilegio inigualable de poder leer, compradla y leedla; quienes no , sentaos a escuchar.

Escrita por el siglo IV a.C y contemporánea del Tao Te King (es aleccionador leerlas juntas), se trata de una de las primeras obras de estrategia política y militar. Pese a estar producida por una cultura de base agraria precapitalista, la preocupante actualidad de sus (contra)consejos pone de manifiesto que, en política y guerra, cuando el mantenimiento del poder es el objetivo, el engaño, la manipulación y traición siguen siendo el instrumento principal y decisorio. Un texto muy instructivo, no para seguirlo sino darnos un baño de realidad y estar prevenid@s. Al menos para quienes aspiramos a un mundo mejor: para quienes somos, frente a todo poder, el “enemigo”.

Para este audiolibro, nuevamente, contamos con el depurado y brillante trabajo de AUDIOLIBROS AMA.

¡Qué os ayude en la comprensión y el disfrute de la vida!

LINK a los archivos de audio:

SUN TZU – EL ARTE DE LA GUERRA

LAO TSE – Tao Te King ( Audio audiolibro mp3 )

Del camino y la virtud.

“Quien conoce a los demás, es sensato. Quien se conoce a sí mismo, es sabio. Quien vence a otros, es fuerte. Quien se vence a sí mismo, es poderoso. Quien consigue sus propósitos, es voluntarioso. Quien se contenta con lo que tiene, es rico. Quien no abandona su puesto, es perseverante. Quien no muere ni siquiera con la muerte, posee la Vida  [Lao Tse – Tao Te King. 33].

El siguiente enlace corresponde a una grabación en mp3 de la monumental edición de Richard Wilhem (1910) del TAO TE KING de LAO TSE.

[Aunque esta obra es de dominio público-, esta grabación, al igual que las otras de este blog, está destinada exclusivamente a personas con alguna minusvalía o impedimento físico que les impida poder disfrutar de la obra en edición impresa. Por tanto, si no es su caso, no debe acceder a la obra].

Quienes disfrutáis del privilegio inigualable de poder leer, compradla y leedla; quienes no podáis, sentaos a disfrutar y escuchar con atención: estáis una pieza única de la literatura sapiencial, de belleza y profundidad extraordinarias, precedida de un estudio preliminar de tal completud y erudición que por si mismo vale por toda la obra.

Para el estudio preliminar hemos utilizado voz mecánica, pero para el TAO TE KING contamos con la brillante lectura de AUDIOLIBROS AMA.

¡Qué os ayude en el disfrute de la vida!

LINK a los archivos de audio:

LAO TSE – TAO TE KING

Indice de archivos:

  • Titulo
  • Prólogo de 1910
  • Prólogo de 1925
  • Introducción de la edición española
  • TAO TE KING (Voz AMA audiolibros)
  • Comentario: Las enseñanzas de Lao Tse
  • El manantial del bosque de las flores de melocotón
  • Referencias del autor
  • Referencias del traductor
  • Grabados

 

CAMPILLO / FERRERAS – Curso acelerado de ateismo ( audio audiolibro mp3 )

El siguiente enlace corresponde a una grabación en mp3 de una obra singular del pensamiento laico en España: el CURSO ACELERADO DE ATEISMO, de Antonio Lopez Campillo y Juan Ignacio Ferreras.

[Esta obra NO es de dominio público, por lo que esta grabación -al igual que el resto de las incorporadas a este blog- está destinada exclusivamente a personas con alguna minusvalía o impedimento físico que les impida disfrutar de la obra impresa. Si no es su caso, no debe acceder a la obra].

¡Que os ayude en la reflexión y el crecimiento personal y político!

LINK a los archivos de audio:

CAMPILLO/FERRERAS – CURSO ACELERADO DE ATEISMO.

RUSSELL, B. – Por qué no soy cristiano ( audio audiolibro mp3 )

El siguiente enlace corresponde a una grabación en mp3 del clásico de BERTRAND RUSSELL – POR QUÉ NO SOY CRISTIANO.

[Aunque esta obra ya es de dominio público, esta grabación -al igual que el resto de las incorporadas a este blog- está destinada exclusivamente a personas con alguna minusvalía o impedimento físico que les impida disfrutar de la obra impresa. Si no es su caso, no debe acceder a la obra].

¡Que os ayude en la reflexión y el crecimiento personal y político!

LINK a los archivos de audio:

RUSSELL, B. – POR QUÉ NO SOY CRISTIANO

DAWKINS, Richard – EL ESPEJISMO DE DIOS ( audio audiolibro mp3 )

El siguiente enlace corresponde a una grabación en mp3 del (¿tratado?) de RICHARD DAWKINS – EL ESPEJISMO DE DIOS, sobre las religiones humanas y la creencia en DIOS.

[Esta obra NO es de dominio público, por lo que esta grabación está destinada exclusivamente a personas con alguna minusvalía o impedimento físico que les impida disfrutar de la obra impresa. Si no es su caso, no debe acceder a la obra].

Quienes podéis disfrutar del privilegio de leer, compradla y leedla; y quienes no podáis, sentaos a escuchar. Es una obra excepcional que trata con profundidad, extensión y sencillez uno de los desafíos más graves de nuestra época: el sentimiento religioso, su origen, causas, funciones y peligros. ¡Que os ayude en la reflexión y el crecimiento personal y político!

LINK a los archivos de audio:

DAWKINS, R. – EL ESPEJISMO DE DIOS

ARENDT, Hannah – Los orígenes del totalitarismo ( audio audiolibro mp3 )

El siguiente enlace corresponde a una grabación en mp3 de la monumental (e inmortal) obra de Hannah Arendt, Los orígenes del totalitarismo, de acuerdo a la traducción realizada por Guillermo Solana para Taurus en 1974.

[Aunque esta obra es de dominio público, esta grabación, al igual que las otras de este blog, está destinada exclusivamente a personas con alguna minusvalía o impedimento físico que les impida disfrutar de la obra impresa. Por tanto, si no es su caso, no debe acceder a la obra].

Quienes disfrutáis del privilegio inigualable de leer, compradla y leedla; y quienes no podáis, sentaos a escuchar. Se trata de una obra maestra de la literatura, la Historia, la política y la filosofía, de una actualidad abrumadora, que pone a su autora en el selecto club de las cabezas y plumas más penetrantes y poderosas que ha dado la humanidad. ¡Qué la disfrutéis y os ayude en la reflexión y el crecimiento personal y político!

LINK a los archivos de audio:

ARENDT, H. – LOS ORIGENES DEL TOTALITARISMO

________________________________________________________________________

Algunas perlas de la obra:

“Lo que hace que los hombres obedezcan o toleren, por una parte, el auténtico poder y que, por otra, odien a quienes tienen riqueza sin el poder, es el instinto racional de que el poder tiene una cierta función y es uso general. Incluso la explotación y la opresión hacen trabajar a la sociedad y logran el establecimiento de un cierto tipo de orden. Únicamente la riqueza sin el poder o el aislamiento sin una política se consideran parasitarios, inútiles, sublevantes, porque tales condiciones cortan todos los hilos que mantienen unidos a los hombres. La riqueza que no explota carece incluso de la relación existente entre el explotador y el explotado; el aislamiento sin política ni siquiera implica una mínima preocupación del opresor por los oprimidos.” (Arendt, H. LOT. Antisemitismo. Cap.1).

“Una diferencia fundamental entre las dictaduras modernas y todas las tiranías del pasado es la de que en las primeras el terror ya no es empleado como medio de exterminar y atemorizar a los oponentes, sino como instrumento para dominar masas de personas que son perfectamente obedientes. El terror, como hoy lo conocemos, ataca sin provocación previa, y sus víctimas son inocentes incluso desde el punto de vista del perseguidor.” (Arendt, H. LOT. Antisemitismo. Cap.1).

“La igualdad de condición, aunque es ciertamente un requerimiento básico de la justicia, figura, sin embargo, entre los mayores y más inciertos riesgos de la humanidad moderna. Cuanto más iguales son las condiciones, menos explicaciones hay para las diferencias que existen en la gente; y así, más desiguales se tornan los individuos y los grupos.” (Arendt, H. LOT. Antisemitismo. Cap.3)

“El populacho es principalmente un grupo en el que se hallan representados los residuos de todas las clases. Esta característica torna fácil la confusión del populacho con el pueblo, que también comprende a todos los estratos de la sociedad. Mientras el pueblo en todas las grandes revoluciones lucha por la verdadera representación, el populacho siempre gritará en favor del «hombre fuerte», del «gran líder». Porque el populacho odia a la sociedad de la que está excluido tanto como al Parlamento en el que no está representado.”  (Arendt, H. LOT. Antisemitismo. Cap.4.4).

“De la misma manera que los hunos hace mil años, bajo el mando de Atila, lograron una reputación gracias a la cual todavía viven en la Historia, el nombre alemán tiene que llegar a conocerse de tal manera en China que ni un solo chino se atreva siquiera a mirar de soslayo a un alemán”. Cita de la arenga de Guillermo II a sus tropas expedicionarias ante la rebelión de los boxers en 1900. (Arendt, H. LOT. Imperialismo. Cap.7).

“Cada desarrollo de la democracia o incluso el simple funcionamiento de las instituciones democráticas existentes sólo podía significar un peligro, porque es imposible gobernar a «un pueblo por un pueblo —al pueblo de la India por el pueblo de Inglaterra». La burocracia es siempre un Gobierno de expertos, de una «experta minoría» que tiene que resistir tanto como sepa la constante presión de la «inexperta mayoría».  (Arendt, H. LOT. Imperialismo. Cap.7).

“El mejor criterio por el que decidir si alguien se ha visto expulsado del recinto de la ley es preguntarle si se beneficiará de la realización de un delito. Si un pequeño robo puede mejorar, al menos temporalmente, su posición legal, se puede tener la seguridad de que ese individuo ha sido privado de sus derechos humanos. Porque entonces un delito ofrece la mejor oportunidad de recobrar algún tipo de igualdad humana, aunque sea como reconocida excepción a la norma. El único factor importante es que esta excepción es proporcionada por la ley. Como delincuente, incluso un apátrida no será peor tratado que otro delincuente, es decir, será tratado como cualquier otro. Sólo como violador de la ley puede obtener la protección de ésta. Mientras que dure su proceso y su sentencia estará a salvo de la norma policial arbitraria, contra la que no existen abogados ni recursos. El mismo hombre que ayer se hallaba en la cárcel por obra de su simple presencia en este mundo, que no tenía derecho alguno y que vivía bajo la amenaza de la deportación, que podía ser enviado sin sentencia ni proceso a algún tipo de internamiento porque había tratado de trabajar y de ganarse la vida, podía convertirse en un ciudadano casi completo por obra de un pequeño robo. Aunque no tenga un céntimo, puede contar ahora con un abogado, quejarse de sus carceleros y ser atentamente escuchado. Ya no es la escoria de la Tierra, sino suficientemente importante como para ser informado de todos los detalles de la ley conforme a la cual será procesado. Se ha convertido en una persona respetable”. (Arendt, H. LOT. Imperialismo. Cap.9).

“Como los Derechos del Hombre eran proclamados «inalienables», irreducibles e indeductibles de otros derechos o leyes, no se invocaba a autoridad alguna para su establecimiento; el Hombre en sí mismo era su fuente tanto como su objetivo último. (…). El Hombre aparecía como el único soberano en cuestiones de la ley de la misma manera que el pueblo era proclamado como el único soberano en cuestiones de Gobierno. La soberanía del pueblo (diferente de la del príncipe) no era proclamada por la gracia de Dios, sino en nombre del Hombre; así es que parecía natural que los derechos «inalienables» del hombre hallaran su garantía y se convirtieran en parte inalienable del derecho del pueblo al autogobierno soberano. En otras palabras, apenas apareció el hombre como un ser completamente emancipado y completamente aislado, que llevaba su dignidad dentro de sí mismo, sin referencia a ningún orden circundante y más amplio, cuando desapareció otra vez como miembro de un pueblo. Desde el comienzo, la paradoja implicada en la declaración de los derechos humanos inalienables consistió en que se refería a un ser humano «abstracto» que parecía no existir en parte alguna, porque incluso los salvajes vivían dentro de algún tipo de orden social. (…) Toda la cuestión de los derechos humanos se vio por ello rápida e inextricablemente mezclada con la cuestión de la emancipación nacional; sólo la soberanía emancipada del pueblo, del propio pueblo de cada uno, parecía ser capaz de garantizarlos”. (Arendt, H. LOT. Imperialismo. Cap.9).

“La calamidad de los fuera de la ley no estriba en que se hallen privados de la vida, de la libertad y de la prosecución de la felicidad, o de la igualdad ante la ley y de la libertad de opinión —fórmulas que fueron concebidas para resolver problemas dentro de comunidades dadas—, sino que ya no pertenecen a comunidad alguna. Su condición no es la de no ser iguales ante la ley, sino la de que no existe ley alguna para ellos. No es que sean oprimidos, sino que nadie desea incluso oprimirles. Sólo (…) si permanecen siendo perfectamente «superfluos», si no hay nadie que los «reclame», pueden hallarse sus vidas en peligro.” (Arendt, H. LOT. Imperialismo. Cap.9).

_____________________________________________________________________________

Otras versiones recientes de la misma traducción:

Trotsky – La revolución permanente ( audio audiolibro mp3 )

“La burguesía cabalga a lomos de los obreros y campesinos que realizaban la labor ingrata de la revolución [Trotsky. La revolución permanente. Cap.III].

El siguiente enlace corresponde a una grabación en mp3 del clásico de Leon TROTSKY, LA REVOLUCION PERMANENTE (1929).

[Aunque esta obra es de dominio público-, esta grabación, al igual que las otras de este blog, está destinada exclusivamente a personas con alguna minusvalía o impedimento físico que les impida poder disfrutar de la obra en edición impresa. Por tanto, si no es su caso, no debe acceder a la obra].

Quienes disfrutáis del privilegio inigualable de poder leer, compradla y leedla; y quienes no podáis, sentaos a escuchar. Esta obra nos pone ante una de las encrucijadas más graves de la historia reciente: las posibilidades, riesgos y límites del cambio social y la revolución. Lamentablemente, pese a su importancia,  el asunto se ventila en diez páginas. El resto de la obra (y quizás a esto y no a lo otro deba su gran actualidad e interés psicológico y sociológico), se trenz en un duelo de dimes y diretes, bajo el paraguas de una discusión pseudo teórico-político-filosófica. Una discusión tan bizantina, sectaria y ya caduca que, a poco rascar, no queda más que una burda justificación o denuncia (según el autor del dime o del direte) del más descarnado ejercicio del poder. Todo, eso si, en nombre de Marx, Lenin, la revolución, el socialismo, la ciencia y el destino histórico del proletariado. No obstante, es un debate que para el lector actual  resulta tan interesante y actual tantoen el fondo como en la forma: quienes nos sentimos  comprometidos con el cambio y el progreso social, en él todavía tenemos mucho que aprender. Los esencialismos y luchas fratricidas de entonces debieran alzarse ante nosotros como un espejo de la vergüenza, mostrando la razón por la que se condena de todo nuestro esfuerzo a la esterilidad. Torquemada, lamentablemente, sigue entre nosotros, hoy como entonces disfrazado de verdad y salvación (del prójimo). Pero seamos optimistas: puesto que solo se puede aprender de los errores, las personas honestas e  inteligentes deben y pueden aprender del error ajeno. Que este texto nos sirva de ejemplo y oportunidad para el aprendizaje intergeneracional, al menos para intentar dejar de tropezar en la misma piedra. ¡Qué lo disfrutéis y que nos ayude en la reflexión!

LINK a los archivos de audio:

“La dictadura del proletariado, que sube al poder en calidad de caudillo de la revolución democrática, se encuentra inevitable y repentinamente, al triunfar, ante objetivos relacionados con profundas transformaciones del derecho de propiedad burguesa. La revolución democrática se transforma directamente en socialista convirtiéndose con ello en permanente. (…) La conquista del poder por el proletariado no significa el coronamiento de la revolución, sino simplemente su iniciación.” (Trotsky – La revolución permanente. Tesis…)

HAYEK – Camino de servidumbre ( audio audiolibro mp3 )

“Nada ha hecho tanto daño a la causa liberal como la rígida insistencia de algunos liberales en ciertas toscas reglas rutinarias, sobre todo en el principio del laissez-faire [Hayek – Camino de servidumbre].

El siguiente enlace corresponde a una grabación en mp3 de la influyente obra de Friedrich A. Hayek, CAMINO DE SERVIDUMBRE (1944).

[Aunque esta obra es de dominio público-, esta grabación, al igual que las otras de este blog, está destinada exclusivamente a personas con alguna minusvalía o impedimento físico que les impida poder disfrutar de la obra en edición impresa. Por tanto, si no es su caso, no debe acceder a la obra].

Quienes disfrutáis del privilegio inigualable de poder leer, compradla y leedla; quienes no podáis, sentaos a disfrutar y escuchar con atención: estáis ante un clásico mayúsculo, imprescindible para comprender los riesgos y oportunidades de nuestro tiempo. Aun desde el desacuerdo. Una obra para leer junto a la Gran Transformación de Polanyi. ¡Qué lo disfrutéis y os ayude en la reflexión!

LINK a los archivos de audio:

“Se ha alegado frecuentemente que afirmo que todo movimiento en la dirección del socialismo ha de conducir por fuerza al totalitarismo. Aunque este peligro existe, no es esto lo que el libro dice. Lo que hace es llamar la atención hacia los principios de nuestra política, pues si no los corregimos se seguirán de ellos consecuencias muy desagradables que la mayoría de los que abogan por esa política no desean.” (Hayek – Camino de servidumbre)

Del poder y el consentimiento: lenguaje, dominación, clases, legitimidad y Estado. M. Godelier ( audio audiolibro mp3 )

Poder y Lenguaje. Reflexiones sobre los paradigmas y las paradojas de la legitimidad de las relaciones de dominación y de opresión. M. Godelier (1978).

Al interrogarse sobre las relaciones entre poder y lengua, uno se embarca en una reflexión con varias etapas. Por mi parte, en una primera etapa, encararé un caso particular extraído de mi experiencia como antropólogo: el análisis de las relaciones entre el poder y el lenguaje entre los Baruya de Nueva Guinea; en una segunda etapa, intentaré mostrar que el punto más fuerte de un poder de opresión, de dominación, no es justamente el de la fuerza física, sino por el contrario el del consentimiento de los dominados a su dominación. Así, el problema es el de una paradoja sobre el paradigma de legitimidad. Estas reflexiones permitirán, en una tercera etapa, sugerir una manera de reflexionar sobre el problema esencial de las condiciones de aparición de las clases y del Estado, es decir, de los procesos que han puesto fin a las sociedades llamadas “primitivas”.

1.

Primer problema, primera etapa, el análisis de un caso, los Baruya de Nueva Guinea. En las altas montañas del interior de Nueva Guinea viven Los Baruya, su tribu ha estado controlada por el poder australiano desde 1960, después de haber tenido su primer contacto con los blancos en 1951.

Es una sociedad sin jefe, acéfala, dividida en clanes patrilineales, compuestos casi únicamente por dos grupos sociales fusionados: un grupo autóctono y un grupo de inmigrantes, llegados hace varios siglos luego de una guerra infeliz. Estos inmigrantes, luego de un tiempo, han tomado el poder entre los autóctonos, al menos para ser más precisos, luego de un cierto tiempo una parte de los autóctonos traicionó y terminó por asociarse con los refugiados expulsando, luego, al resto de la población local. En una palabra, el punto de partida fue la fusión de la cual surgió un nuevo nombre y una nueva unidad política global: la tribu Baruya.

No se constata en esta sociedad la existencia ni de una jerarquía de rangos, ni de una jerarquía de “clases”. No existe tampoco un jefe de aldea. Las formas de desigualdad social se basan en la autoridad general de los hombres sobre las mujeres y en la autoridad de los ancianos sobre los jóvenes. Tenemos en consecuencia la siguiente situación en términos de poder: los hombres adultos tienen autoridad sobre la gente joven y los niños y una autoridad general sobre todas las mujeres cualquiera sea su edad. Es una sociedad sin clases caracterizada por la dominación masculina. Existe, sin embrago, una desigualdad entre grupos pues los refugiados, quienes expulsaron a una parte de la población que los había cobijado, controlan los rituales junto al clan local que los ayudó en esa felonía, en esa traición, en esa “operación política”. Ese clan local, que se quedó entre los Baruya, dispone de grandes poderes rituales. Los descendientes de algunos grupos locales, cuyos ancestros habían decidido quedarse entre los Baruya, porque habían intercambiado mujeres con ellos, se habían vuelto sus aliados y quizás eran más numerosos, pero no tenían el mismo status político porque no ocupaban el mismo lugar en los rituales.

Así pues la jerarquía entre hombres/mujeres, entre ancianos/jóvenes está articulada al mismo tiempo sobre una jerarquía entre clanes, en la cual unos son los maestros de los rituales. Esta es la estructura de la jerarquía político-simbólica. En el plano económico, existe también cierta jerarquía pues los clanes que dominan a otros se han apoderado de parte de sus tierras. La jerarquía no sólo es una jerarquía en el dominio del poder y de la autoridad pública, en el dominio de la práctica simbólica. Es, también, una jerarquía en el control de los recursos materiales, es decir, de los territorios de caza y de agricultura.

He aquí el contexto.

Me ajustaré ahora a las relaciones entre poder y lenguaje. Lo más sorprendente entre los Baruya, es constatar que los hombres son iniciados para hablar un lenguaje secreto y son iniciados además en los secretos, secretos que lo son sólo para las mujeres y para los jóvenes no iniciados. Existe también una suerte de monopolio de los hombres sobre ciertos saberes y esto se traduce en el lenguaje por un código, un lenguaje secreto. ¿Cuál es la estructura de ese lenguaje secreto? Los hombres utilizan los nombres corrientes en lugar de otros. Por ejemplo, para hablar de las batatas dulces, wuopai, van a utilizar otro nombre –conocido por todo el mundo: hombres y mujeres– y que sustituye a esa palabra habitual, tomando su lugar en el discurso. Así las mujeres no saben verdaderamente de que están hablando los hombres, pues piensan que están hablando de otra cosa. Nos encontramos entonces con la creación de un uso “cifrado” de la lengua, de una “lengua cifrada” para ser más preciso. ¿Por qué el uso metafórico de una parte del léxico? Esto no es sólo para mantener a las mujeres a distancia o para expresar distancia. Es así porque entre las palabras y las cosas hay una relación, y una relación que da poder sobre las cosas. Es este poder que se reserva a los hombres. Los Baruya piensan que conocer el nombre secreto de una cosa, es tener poder sobre ella: a partir de esto, no se trata solamente de un uso metafórico del lenguaje. Se trata en profundidad, de un monopolio del acceso a un mecanismo invisible, a una conexión oculta entre las palabras y las cosas. De esta manera los hombres se afirman como dueños de una parte de las condiciones de “reproducción” de las cosas, de la fertilidad de los campos, de la reproducción de las batatas dulces o de la caza y de la reproducción de las relaciones sociales y del lugar de esos individuos o de esos grupos en las relaciones sociales.

Poder y lenguaje están en esa relación que no es sólo la señal en el lenguaje de una diferencia. Es más profundo, es el acceso, a través del lenguaje, a la esencia oculta de las cosas. Es un poder sobre las cosas al mismo tiempo que un poder sobre los hombres a través del poder sobre las cosas. En el centro de ese uso del lenguaje, hay una representación, hay una “teoría”, no sólo una manera de hablar, sino una manera de pensar, una manera de plantear los problemas, de interpretar el mundo.

Entre los Baruya, en los momentos importantes, “claves” de la vida de un hombre o de una mujer, hay un aprendizaje, en el transcurso de rituales complejos, de mitos y de saberes secretos. Un joven es separado de su madre a la edad de nueve años y comienza a aprender las palabras para designar a las mujeres, las palabras que sólo los hombres pronuncian entre ellos y que les permiten hablar de las mujeres sin ser comprendidos. Él adquiere, así, un sentimiento profundo de superioridad durante los largos años de aprendizaje. Sea a través de canciones, sea a través de discursos, el joven aprende el “fondo” de las cosas al mismo tiempo que las reglas de conducta. Se le enseña una moral, una ética que es una actitud “política” y al mismo tiempo se le explica el fondo oculto de las cosas, a través de la narración de los mitos sobre el origen del hombre, el origen de los astros, el rol de los dioses y de los seres sobrenaturales en su vida, etc. Las mujeres, por su lado reciben también una iniciación secreta y tienen igualmente un nombre para designar, entre ellas, a los hombres. No debe imaginarse que la separación entre los sexos es total. De hecho los hombres saben bien qué es lo que hacen las mujeres y las mujeres saben bien qué hacen los hombres durante sus rituales secretos, pero unos y otros deben comportarse como si no lo supieran y, sobre todo, jamás manifestar explícitamente la curiosidad. El sistema funciona en una ambigüedad creada y reproducida por los mismos actores. Sin embargo, se puede decir que cuando una mujer es vieja –demasiado vieja para tener relaciones sexuales aun si todavía es fuerte para trabajar– ella sabe casi todo lo que los hombres esconden a las mujeres. Todo esto pasa como si la diferencia entre hombres y mujeres se borrara poco a poco, sin jamás anularse del todo.

Bien entendida, esta manipulación de los secretos y del discurso se efectúa desde el comienzo en un clima de violencias físicas y psicológicas. Son las amenazas que se hacen pesar sobre los jóvenes iniciados o iniciadas en el caso de que ellos o ellas revelasen algunos de sus secretos. Es importante notar que los jóvenes iniciados tienen que estar mudos delante de sus mayores en el curso de las ceremonias, ellos no tienen el “derecho” a la palabra. Deben escuchar y dejarse “imprimir” en ellos las “leyes” de su sociedad.

Las grandes revelaciones se hacen en un contexto dramático sobre el plano gestual, sobre el plano simbólico, sobre el plano del cuerpo, sobre el plano de los alimentos. A cada paso, una serie de interdicciones nuevas se plantea sobre su alimentación, sobre la postura de su cuerpo, sobre la manera de hablar, de caminar, etc. En cada etapa, una parte de las interdicciones existentes en la etapa precedente es levantada, lo cual es una prueba de que el hombre cambia. Este es el contexto poderoso y complejo de relaciones entre poder y lenguaje. Más allá del discurso, están las actitudes corporales, los tabúes sobre el cuerpo, las maneras de utilizar el espacio alrededor de uno mismo. Está todo aquello que es más vasto que el lenguaje pero que también habla.

2.

El ejemplo de los Baruya tiene la ventaja de ilustrar algunas formas de dominación y de oposición que se encuentran en una sociedad sin clases. Invita a sociólogos, historiadores, filósofos a reflexionar sobre la existencia de relaciones de dominación y de opresión más antiguas que las relaciones de clase y que han precedido en mucho a la aparición del Estado en la historia. Este es un hecho histórico que nos lleva a problemas teóricos fundamentales sobre los cuales el ejemplo de los Baruya, puede arrojar una cierta luz. Este ejemplo hace aparecer el hecho de que la fuerza más fuerte del poder no es la violencia sino el consentimiento, el consentimiento de los dominados a su dominación, la dominación masculina es ordinariamente reconocida y vivida por las mujeres como legítima. Hay entonces en todo poder un orden y una fuerza fundamental que mantiene las cosas “en orden” que es el consentimiento, el consentimiento de los dominados a su dominación. Dan ese consentimiento porque el estado de las cosas les parece legítimo. Hay, entonces, en el fundamento del poder un mandato que es al mismo tiempo una fuerza y un mecanismo interno del funcionamiento del poder. Ese mandato es “un paradigma de legitimidad”.

Cuando se estudia, por ejemplo entre los Baruya, las relaciones que existen entre las iniciaciones masculinas y las iniciaciones femeninas se evidencia que ellas están destinadas a hacerles consentir la dominación masculina. Cuando las mujeres están “entre ellas” no se ponen a complotar contra el poder masculino. Al contrario, practican los ritos que les recuerdan, bajo las diversas formas simbólicas, que ellas deben someterse a los hombres. Las canciones, las escenas mímicas, las danzas que ellas realizan solas en la maleza, a la noche, alrededor del fuego, al resguardo de las miradas de los hombres, están destinadas a mostrar a las jóvenes que acaban de aprender sus reglas que cuando los hombres regresan del trabajar, ellas deben hacer la comida o bien que deben consentir hacer el amor cuando ellos se lo demanden y sin protestar, sin darles vergüenza una negativa, etc. Entonces, lejos de considerar las ceremonias femeninas como un “contramodelo”, son el complemento de las ceremonias masculinas, es decir, la organización del consentimiento femenino a la dominación masculina.

Esto no quiere decir que las mujeres algunas veces, individualmente o en grupo, no se rebelen, que no pongan resistencia de su parte, ni que su consentimiento sea total, ni unánime, ni que sea permanente o constante. Digamos que existe un consentimiento tan profundo y general que a veces se cuestiona individual o colectivamente, porque el poder de los hombres está también hecho de violencia. Esta violencia provoca a veces formas de resistencia, de negativas a consentir por más tiempo ese poder masculino. Se ve entonces a las mujeres peleándose físicamente con los hombres o resistiéndose bajo otras formas. Ellas no cocinan, no hacen el amor o van a visitar a sus parientes, a veces, por largos períodos. Estas múltiples formas de resistencia prueban así mismo que si en conjunto el consentimiento existe, está constantemente contradicho en la experiencia cotidiana y en la experiencia individual.

A partir de estos hechos podemos reflexionar en el plano teórico. Estos hechos van al encuentro de algunos que pretenden, hoy en día, que el poder de una clase o el poder del Estado está fabricado en una conjunción de dos deseos malvados: por una parte, el deseo de las masas a ser “avasalladas” y, por otra, el deseo de una minoría de ser servidos y, en esta conjunción de los dos deseos se realiza el avasallamiento, sobre él se eleva silenciosamente la máquina despótica: el Estado. Ésta es una teoría que, sobre el plano de la lógica, intenta resucitar una cierta visión ética del movimiento de la historia. Existe en el hombre un lado impuro que termina en esto, en instituciones “malvadas”. Haría falta explicar entonces por qué la humanidad “ primitiva” habría cedido poco a poco a deseos impuros, por qué poco a poco el Estado habrá emergido, desplazando a la antigua “democracia primitiva”, el Estado imaginario de las sociedades humanas. Esta teoría no tiene valor científico porque ignora el principal problema del poder que es que el poder no se reproduce de manera durable sin que extraiga su fuerza principal del consentimiento de aquellos que los sienten o padecen. El consentimiento pasa por la conciencia antes que por el deseo. Surge de una representación; de una representación compartida entre dominantes y dominados. (Aunque) Más allá de la representación hay, bien entendido, todos esos efectos en la emoción y en el deseo.

No quiero que se me acuse de ignorar o negar la existencia de la “violencia organizada” al servicio de la reproducción de las relaciones de dominación: violencia en el discurso, violencia física, represión psicológica. Entre los Baruya, cuando una mujer resiste a su marido, éste le pega. La respuesta más habitual es la represión, la violencia física. Si las mujeres se rebelaran en conjunto, se las reprimiría a todas. Y cuando a una mujer, como ocurrió una vez, le agarra un ataque y prende fuego al símbolo mismo de la dominación masculina –que es la casa de iniciación de hombres, la cual es construida en algunas semanas y en el interior de la cual van a iniciarse los hombres fuera del alcance de toda mirada femenina– esa mujer es inmediatamente condenada a muerte. A partir de ese momento se le pide a uno de sus hermanos que le dé muerte para que no existan represalias contra el clan del matador. Es necesario entonces que uno de sus “hermanos” o uno de sus primos (que es lo mismo porque en su lengua se les llama a los primos paralelos: hermanos), que un miembro de su propio clan la mate para que su clan no se vuelva contra los otros para ejercer represalias. En estas circunstancias, los hombres manifiestan una solidaridad que va más allá de las relaciones de parentesco: es toda su autoridad la que se encuentra amenazada. Ellos reaccionan como un “cuerpo orgánico”, como un grupo solidario y fue por esta razón que justamente se le pidió a un hermano de esa mujer que cumpliera con la tarea de darle muerte. Luego, todos los hombres de todos los clanes dieron al clan de la víctima una compensación en collares de caracoles, etc. En este mecanismo vemos como interviene en las sociedades sin clases la violencia física junto a la dominación ideológica.

Pero se podría caer fácilmente en el idealismo y creer que todo este asunto es una “cuestión de representación” y que sería suficiente para cambiar el estado de las cosas, cambiar sus representaciones. Desde el plano histórico y desde el plano metodológico esta tesis es falsa. Pues hay un vínculo profundo a descubrir entre la dominación masculina y la estructura misma de las sociedades y de las condiciones de vida. Los primitivos no se representan el mundo al azar, el lugar de lo masculino y de lo femenino en el cosmos y el lugar de los sexos en la sociedad, etc. Existen, más allá de una manera de pensar, las condiciones de este pensamiento, de estas representaciones que es necesario analizar y descubrir. Lo importante, en primer lugar, es que esas representaciones están organizadas en sistemas, en una “teoría indígena”; esta teoría se encuentra en el corazón del mecanismo de poder como una de las condiciones de su reproducción. Hacer una teoría del poder, es hacer una teoría de las condiciones y de las razones que conducen al control por parte de una minoría social de las condiciones (reales o imaginarias para nosotros) de reproducción de la sociedad y del mundo. Es hacer una teoría de los mecanismos que descansan sobre el consentimiento y de los mecanismos que descansan sobre la violencia en la sustancia misma del poder, en su fuerza. Es una teoría compleja porque no obliga a uno de los términos en provecho del otro. No es reduccionista. Pensar “mal” o desear el mal no puede ser el origen de las clases o del Estado. Esta es una visión ideológica, demagógica, que no permite explicar la formación de las relaciones de explotación ni tampoco tratar eficazmente de abolirlas.

3.

En cambio, se podría intentar esclarecer de otra manera la famosa cuestión del nacimiento de las clases y del Estado, el problema de la desaparición de las sociedades sin clases. ¿En qué condiciones una parte de la sociedad ha podido elevarse sobre otras, formar una suerte de “clase” y en qué condiciones su poder llega a ser ejercido a través de una institución nueva que llamamos Estado?

En las sociedades que no transforman la naturaleza, las sociedades cazadoras-recolectoras, prácticamente todo el mundo sabe, todo el mundo debe saber fabricar los útiles que son muy simples (una piedra que se escoge y se talla, una madera que se corta y se afila, etc.). Los recursos del territorio pertenecen a todos. Las diferencias sociales, en estas condiciones, no pueden provenir de un monopolio de los medios materiales de existencia. Parece, sin embrago, que ciertas desigualdades aparecen, nacen, de la posesión restringida de los medios que nosotros llamamos imaginarios, de la reproducción de la sociedad y de la naturaleza. Posesión de ritos de caza, de la fertilidad de las mujeres y de la posesión de saberes que nos parecen –a nosotros– saberes “fantasmagóricos”.

Es igualmente importante ver que en muchas sociedades existen aristocracias hereditarias, una suerte de “clases” dominantes, sin que el Estado exista. A menudo esta aristocracia, como la de las islas Trobiand en Melanesia, trabaja en diversos procesos de trabajo pero cumpliendo tareas que no son consideradas degradantes. Los aristócratas no transportan cargas pesadas. Participan de los trabajos agrícolas o de la pesca y, a menudo, ocupan un lugar de autoridad en el plano de las actividades económicas. La diferencia con la gente común es sólo relativa. Pero la diferencia es absoluta en materia de posesión de conocimientos rituales y del lenguaje ritual. En ese dominio tienen el control de las relaciones con los dioses y con los ancestros. Una minoría social o a veces un solo clan, se afirma como más próximo a los ancestros y a los dioses. Sus miembros son los únicos que les pueden hablar y hacerse entender. El clan aparece ante los otros como el intermediario obligado para que el mundo, la vida, se reproduzca normalmente. Sobre el plano teórico, la cuestión reside entonces en determinar en qué condiciones pudo nacer un monopolio tal, monopolio “imaginario” y monopolio “de lo imaginario”, pero este imaginario no es imaginario más que para nosotros. Los verdaderos actores de la historia saben que utilizan medios “simbólicos” pero “saben” también que su poder por medio de símbolos, que su poder sobre los símbolos, es un poder eficaz, real y no ilusorio. No es para ellos lo que nosotros llamamos poder simbólico. Una de las cuestiones más precisas que se les plantean hoy a los antropólogos, a los historiadores, a los prehistoriadores, es la de construir una teoría de las condiciones de apropiación por una minoría social del acceso a aquello que nosotros consideramos como “imaginario social” y que es, de hecho, el acceso a los medios para controlar la reproducción de la naturaleza y de la sociedad. Esta distinción entre naturaleza y sociedad es igualmente una distinción que nosotros introducimos. Ésta es una cuestión científica muy difícil y que demanda un trabajo muy complejo de comparaciones y de elaboraciones teóricas. Todo modelo reduccionista de tipo ideológico no resiste ante la complejidad de los hechos.

Otro problema científico es el de comprender la ligazón que se puede establecer entre las diversas formas de monopolio de lo imaginario y la aparición de formas de monopolio de los recursos de un territorio o del producto del trabajo de otro. Pero si bien aún no podemos responder a estas cuestiones, nuestro análisis permite esclarecer el rol que pudo desempeñar el consentimiento de las masas a la aparición de relaciones de explotación. En efecto, parecería como si el clan o los clanes que poseen los ritos y los sacerdotes que pueden “obrar sobre” los ancestros, se encontraran al servicio de todos, rindiendo a todos un servicio. En compensación, todos les deben “alguna cosa”. Así se establecen ciclos de prestaciones recíprocas por los cuales una minoría recibe la mayoría del trabajo, de los bienes, de los servicios fundados sobre la lealtad, el sacrificio, etc. a cambio de rituales de sacrificios que ella, la minoría, cumple “correctamente”, etc. Nos enfrentamos así con un proceso que ha podido llevar, en ciertas condiciones, a la aparición del Estado y que explica las ambigüedades del Estado, pues el desarrollo de un poder particular y la explotación de una mayoría por una minoría parecen siempre hacerse en el lenguaje del interés general. Así, esta estructura doble del poder –de revindicarse en el interés de todos y en estar al servicio de algunos– es más antigua que el Estado, pero el Estado la reproduce y todas las formas de Estado tienen en común esta dualidad.

Pensamos que otras investigaciones conducidas en esta dirección permitirán comprender que el Estado no apareció en la historia humana como un cuerpo extraño, que el Estado fue el producto necesario de una profunda evolución y no les fue impuesto desde el exterior a las sociedades primitivas sino que surgió “legítimamente” de su propia evolución. No surgió como un monstruo venido del Mal sino “normalmente” y por esta razón legítimamente. Y es también “legítimamente” que va a desaparecer, que debe desaparecer. Ya que el Estado no será abolido por decreto, se extinguirá en términos de lucha de clases que pondrán fin a las clases. El desarrollo de nuevas fuerzas productivas y de nuevas relaciones sociales de producción provocará sucesivamente la extinción de las funciones asumidas por el Estado y las contradicciones que el Estado expresa y asume. El análisis antropológico e histórico comparado del debate del siglo XIX entre marxismo y anarquismo nos permite ver que –cuando Marx responde en el programa de Gotha y de Erfurt o cuando Engels, en El rol de la violencia en la historia, responde a los anarquistas que el Estado en la sociedad futura donde los trabajadores retomarán el control de los medios de producción– no será necesario abolir el Estado porque éste se transformará progresivamente en un instrumento anticuado, será abandonado como un hierro viejo o puesto en el museo de las instituciones desaparecidas. Considero que hay en esta respuesta una posición teórica y política que es profundamente “científica”. Pienso personalmente que, en la evolución futura de la humanidad, al concluir las luchas desaparecerán dos realidades que están en parte ligadas, la religión y el Estado, a través de la desacralización de las relaciones sociales y al mismo tiempo por la extinción de los aparatos de represión estatales. Puesto que el Estado no pudo nacer sin ser “sagrado”. Pienso que el futuro se esclarece con esta reflexión sobre las condiciones de aparición del Estado, en la medida en que hay un elemento que no ha variado a todo lo largo de la existencia y de la evolución histórica de las clases y del Estado: las relaciones de sacralización de las relaciones sociales y la opresión y la dominación.

M. Godelier, Comunications, Paris, 1978, nº 28.

Disponible en Boivin-Rosado-Arribas, Constructores de Otredad. Una introducción a la antropología social y cultural https://antroporecursos.files.wordpress.com/2009/03/bolvin-m-rosato-a-arribas-v-2004-constructores-de-otredad.pdf

Original en francés en http://www.persee.fr/doc/comm_0588-8018_1978_num_28_1_1417.

Revisión en este post: Jorge Negro (en cursiva añadidos a la traducción original)

———————————————

AUDIOLIBRO disponible en el link: https://1drv.ms/f/s!AsxTC3hKRgLMggOEGt2QF_Oj6Hpb 

 

Lenin, Luxemburgo, Trotsky, Stalin – La cuestión nacional y el derecho de autodeterminación – Debate ( textos audio audiolibro mp3 )

El derecho de autodeterminación y la cuestión nacional. Un debate inacabado.

(…) El defecto común de los socialistas de las naciones dominantes (es) la incompresión de su deber socialista para con las naciones oprimidas (…) La clase obrera (no debe) hacer un fetiche del problema nacional (…) Pero, una vez surgidos los movimientos nacionales de masas, desentenderse de ellos, negarse a apoyar lo que en ellos hay de progresivo significa caer (…) bajo la influencia de prejuicios nacionalistas, es decir: considerar a “su propia” nación como “nación ejemplar” (…) como nación dotada del privilegio exclusivo de organizarse en Estado” (Lenin – El derecho de las naciones a la autodeterminación. 8).

A continuación, y con el único fin de enriquecer la comprensión y perspectiva personal y colectiva respecto del problema de las nacionalidades y el derecho de autodeterminación, se aportan los siguientes textos clásicos (y su correspondiente soporte en audio mp3 para quienes no puedan leer).

Espero (y deseo) que asistir a la argumentación, enfrentamiento y debate entre est@s gigantes, sirva de advertencia y lección contra la disensión miope y estéril, facilitando una perspectiva poliédrica y enriquecedora que permita abandonar todo enfrentamiento y colaborar activa y conjuntamente en la construcción del bien e interés común.

Planteamiento general:

  • Cliff – R. Luxemburgo y la cuestión nacional.
  • Olive – La cuestión nacional en Lenin y Luxemburgo

Textos:

  • Stalin – El marxismo y la cuestión nacional (1913)
  • Lenin –  El derecho de las naciones a su autodeterminación (1914)
  • Luxemburgo – La cuestión de las nacionalidades (Obras escogidas, 1917)
  • Trotsky – El derecho de las naciones a la autodeterminación (1917)

Lenin Luxemburgo Trotsky Stalin – La cuestión nacional y el derecho de autodeterminación (textos y audios)