La vergüenza de Gaza

Israel olvida (y todos nosotros, cada dia) que es “potencia ocupante”, y como tal tiene la obligación de garantizar la seguridad de la población civil, incluso frente a supuestos “terroristas”. Y pongo entre comillas lo de terrorista porque es el estatuto que les da Israel a quienes lanzan cohetes, dado si se les da el estatuto de “combatientes” aumentarían considerablemente sus derechos, y las obligaciones de Israel como potencia ocupante.

Me resulta especialmente triste tener que decir todo esto de un pais y una cultura que admiro profundamente en muchísimos aspectos y de los que admiro a muchísimos de sus ciudadanos, modelos humanos excelentes como los que más, allí donde uno vaya.Pero Israel es rehén de sus propios integristas (como nosotros lo somos de los nuestros) y de su mano se ha convertido en un estado criminal, para vergüenza de sus gente de bien, y para vergüenza de nosotros que con toda negligencia y/o complicidad lo consentimos cada dia.Pero claro, si consentimos “todo” lo que está ocurriendo en casa… ¡qué nos puede importar lo que pase más allá, tan lejos!
Ayer Israel volvió a bombardear la franja de Gaza con el visto bueno de EEUU…
Lo importante es torpedear, como sea, la justa, necesaria e inevitable aspiración palestina a la creación de un Estado independiente, da igual los muertos y el sufrimiento que cueste… sobre todo si son palestinos.
Pero sobre todo, al igual que ya ocurrió en Siria, Libia, o Egipto, lo importante es radicalizar el conflicto hasta tal crueldad y absurdidad, a base de sufrimiento y crimen, que cualquier solución moderada y democrática sea inviable. Porque al fin y al cabo solo es posible llegar a acuerdos (es decir, chanchullos) entre integristas y pistoleros. La democracia y el Estado de Derecho son algo demasiado molesto, tanto allí como aquí.
Por eso, Gaza somos todos.

539956_10151492154682262_2029047481_n.jpg

Assange, un secuestrado olvidado

Enlace

Antonio Albiñana nos recuerda  en su artículo la vergüenza colectiva que suponen el secuestro de Assange, y su programado y cómplice silencio mediático.

Ya son tántas las víctimas inocentes en esta guerra negada que una más, por muy conocida que sea, debiera ser sólo un número… Pero no es asi, porque esta víctima es especialmente simbólica: representa el valor personal que hay que tener para enfrentarse con la sola arma de la palabra al crimen que medra a la sombra del Estado.

Y resulta paradójico y triste que este secuestro se produzca en Inglaterra, cuna de las luchas modernas contra la tiranía, de la idea libertad y de los derechos del individuo frente a la arbitrariedad del Estado; es paradójico y triste también que ese secuestro se haya producido a instancias de un gobierno cuyo presidente electo se dice progresista y que fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz; y por último, es paradójico y triste que ese secuestro se prolongue impunemente gracias al silencio y pasividad cómplices de todos los estados europeos, también recientemente (y bochornosamente) galardonados con el Premio Nobel de la Paz.

Son solo palabras. Solo por recordar.

———–

Cito a continuación el artículo íntegro.

Assange, un secuestro anunciado, artículo de Antonio Albiñana

“Las noticias conocidas en los últimos días sobre problemas de salud del fundador de Wikileaks, Julian Assange, asilado en un reducido espacio de la pequeña embajada de Ecuador en Londres, ponen de actualidad un asunto injustamente olvidado por los disconformes e indignados del mundo, en el que, sin embargo, están en juego problemas tan importantes como el derecho a la información, la impunidad de la superpotencia estadounidense en graves delitos de lesa humanidad y el respeto a los derechos humanos –el de asilo entre ellos– y al derecho internacional.

Una atonía inducida por Estados Unidos, que abordó el problema Wikileaks con una estrategia de libro: 1. desactivar el interés de los grandes medios que habían pactado con Assange; 2. perseguir a las fuentes; 3. ahogar la financiación de la red, impidiendo las aportaciones voluntarias vía tarjetas de crédito; 4. montar una disidencia interna con elementos celosos de la celebridad de Assange; 5. buscar un presunto punto débil a este último, hurgando en su vida personal, y 6. poner su diplomacia secreta en marcha para obtener la complicidad de Suecia y de Gran Bretaña y llevarse cuanto antes al personaje para juzgarlo como enemigo y cómplice del terrorismo internacional.

Cuando Assange sintió la proximidad de su inmediato traslado a Guantánamo, con escala en Estocolmo o desde Londres directamente, se fue para la embajada de Ecuador y pidió asilo. Ahí es importante destacar que antes de tomar una decisión positiva la cancillería ecuatoriana estudió largamente el problema, realizando dos consultas diplomáticas fundamentales ante Estados Unidos y Gran Bretaña: ¿podrían asegurar por escrito que si entregaban a Assange éste sería juzgado por los presuntos delitos sexuales cometidos en Suecia y que nunca Estados Unidos lo pediría en extradición por su actividad periodística, ni los suecos la concederían, llegado el caso?

Sin respuesta clara, Ecuador pasó a aplicar pulcramente el derecho internacional, concediendo asilo en su legación diplomática al creador de Wikileaks. Este derecho cuenta con dos instrumentos fundamentales: uno, el Estado que da asilo es el que califica la naturaleza de los motivos de persecución al asilado; y dos, el Estado territorial tiene la obligación de extender un salvoconducto para permitir que éste salga del país en el plazo más breve posible.

Los portavoces del decrépito Imperio Británico, reaccionaron con amenazas y falsa dignidad ofendida. Una dignidad de la que carecieron, por cierto, a la hora de conceder la extradición del asesino múltiple Augusto Pinochet, permitiendo su vuelta a Chile a sabiendas de que allí no sería juzgado y de que la enfermedad que le afectaba era una cobarde falsedad. En el caso Assange, los ingleses han llegado incluso a declarar que el derecho de asilo es una cosa de latinoamericanos que no rige en Europa, cuando lo cierto es que se trata de una de las instituciones más antiguas de Occidente y de las democracias.

El “Asylos” griego era un lugar de donde nadie podía ser sacado, localizado en templos, tumbas de héroes, bosques sagrados o determinadas ciudades. En Roma se construyeron lugares dedicados al asilo alrededor de lugares sagrados… la Edad Mediacontinuó con la tradición, incorporada a leyes que fueron desarrolladas con la aparición de los estados modernos y del concepto de soberanía, hasta las declaraciones y normas más importantes del actual derecho internacional.

Con las amenazas de Gran Bretaña de violar el espacio diplomático de la pequeña y nada imperial nación ecuatoriana, la vieja dama indigna trata de ignorar la Declaración Universal de Derechos Humanos (art.14) y hasta la propia Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea(art.18), que consagran el derecho de asilo. Ante la pasividad del resto de naciones, cuyas vergüenzas e hipocresías quedaron al descubierto desde los primeros cables de Wikileaks, en cualquier momento podría producirse un asalto y secuestro de Assange, legalizado mediante una previa y fugaz ruptura de relaciones diplomáticas emprendida unilateralmente por los ingleses.

En los últimos días ha cambiado el cerco masivo de la Embajadade Ecuador en Londres, con la instalación de un camión blanco cerrado y erizado de antenas con las que sin duda se está violando el secreto de las comunicaciones. De ahí a una “acción relámpago” va un paso.

El juez Baltasar Garzón, incorporado a la defensa de Assange, ha alertado sobre la intención de desgastarle anímica y físicamente. También ha puesto al descubierto la hipocresía del montaje, pidiendo que se active el proceso instado por la fiscalía sueca, a la que ha invitado a enviar una comisión rogatoria a Londres para que interrogue al creador de Wikileaks sobre las oscuras acusaciones de episodios privados delictivos en torno a los que Garzón dice tener pruebas concluyentes que probarían su inocencia: “Si nos dan la garantía de que Suecia no extraditará a Assange a Estados Unidos, mañana se acaba todo”, ha declarado el juez, sin ningún eco en los medios internacionales.

De nuevo urge la movilización para impedir el crimen contra la libertad de información, y los derechos humanos en general, que significaría ver a Assange en Guantánamo con mono naranja y grilletes en los pies.”

El mundo es un pañuelo… pero no es nuestro.

Soy consciente de que lo que voy a decir es muy ácido, pero hay pruebas ya más que suficientes de que las “cosas” son como son y no de otra manera.

Nuestros gobiernos han permitido deliberadamente la lenta y frustrante sangría de los pueblos levantados contra sus dictadores en la llamada “primavera ärabe” para favorecer la victoria de los integristas religiosos. En esa sangría han perecido o han tenido que callar, esconderse o huir todos los que fuesen liberales, demócratas o moderados, quedando solos y campando a sus anchas los radicales del gobierno y de la oposición. La violencia y la impunidad han cerrado el círculo permitiendo que el miedo y la desconfianza alimentaran las posturas más extremas. En esas circunstancias, gane quien gane, como siempre han ganado los más fuertes, que suelen ser los más violentos. Aquí y en Haití, en ausencia de Estado de Derecho, no hay mayor razón que la que da una metralleta.

Ello genera tres grandes beneficios a nuestros ilústres próceres, y a los bancos y empresas que les tienen a sueldo:

– “Apoyar” las revueltas (con la boca chica) da brillo y esplendor democráticos de puertas para adentro y les permite presentarse ante sus electores como grandes defensores de los DDHH. Pero eso si, sin exagerar, que el “realismo político” siempre se esgrime e impone.

– Facilita la sustitución del dictadorzuelo de turno (que, no olvidemos, ha sido puesto en su sitio previamente por los gobiernos occidentales) por una nueva Casta, ahora integrista religiosa y conservadora, tradicionalista, con la que es igualmente fácil negociar sobre intereses empresariales comunes, ya que no pone en cuestión la estructura de propiedad ni las jerarquías. Ellos no quieren cambiar las estructuras sociales… No son revolucionarios, son solo meros golpistas: lo que quieren es cambiar los nombres de los que mandan (es decir, por ellos y sus amigos) bajo la justificación de algún baño o pátina sutil (muy sutil) de religiosidad y dudosa moralidad… No más. Son, digamos, “hombres de mundo” que entienden perfectamente que “la pela es la pela”, y no vulgares perroflautas libertarios o aventureros asamblearios, tan difíciles de predecir y manejar. Más realismo político, y asi barrer para casa.

– El integrismo religioso, además, pese a ser un magnífico negocio para nosotros, permite ser utilizado en la propaganda interna como un fantasma o “tio del saco”, para sembrar miedo y desconfianza y favorecer los acuerdos comerciales privilegiados con todos los violadores de DDHH del mundo, asi como los programas armamentísticos y la doctrina de la lucha contra el terrorismo global o internacional. No hay como tener un enemigo exterior visible, ruidoso y estúpido como para unir sentimientos internos. Y si no lo hay,  se le inventa o se le construye. ¡Qué gris y aburrido sería este mundo si después de la URSS y el “peligro comunista” no hubiésemos tenido a esos encantadores Islamistas iraníes, a Hussein o a Gadaffi que nos daban una razón para vivir!

Y mientras tanto, mientras los amos arreglan el estropicio que se ha formado en la trastienda árabe, nos entretienen aquí sembrándonos de miseria y frustración. Porque aqui, igual que alli (solo que alli -de momento- con bastante más obscenidad) la Casta y sus amos no conciben otra manera de enriquecerse que no sea a costa del sufrimiento y de la muerte de inocentes. Peor aun: ni si quiera les importa. Aquí, allí,  igual que más allá: porque donde no hay “primavera” simplemente hay democracias de opereta o dictadorzuelos más o menos laicos que bajo los dictados del amo, representado en el FMI y el Banco Mundial, medran obedientes a la sombra del hambre.

Porque el mundo es un pañuelo, todo él. Y de todo él, incluido nosotros, ellos son sus amos.

.

Siria: la población civil es la principal víctima de los ataques indiscriminados

http://www.youtube.com/watch?v=EU0zspV7qB4