El asalto neoliberal a las universidades ( Chomsky )

Os invito a leer y reflexionar detenidamente sobre el siguiente texto:

NOAM CHOMSKY: EL TRABAJO ACADÉMICO, EL ASALTO NEOLIBERAL A LAS UNIVERSIDADES Y CÓMO DEBERÍA SER LA EDUCACIÓN

No tiene desperdicio. Aunque en principio trate del “problema académico”, como lo económico y lo político es transversal, no hay asunto que no toque y ate. Chomsky, una vez más, iluminando la caverna.

(…) “la contratación de trabajadores temporales se ha disparado en el período neoliberal, en la universidad estamos asistiendo al mismo fenómeno. La idea es dividir a la sociedad en dos grupos. A uno de los grupos se le llama a veces “plutonomía” (un palabro usado por Citibank cuando hacía publicidad entre sus inversores sobre la mejor forma de invertir fondos), el sector en la cúspide de una riqueza global pero concentrada sobre todo en sitios como los EEUU. El otro grupo, el resto de la población, es un “precariado”, gentes que viven una existencia precaria.

Esa idea asoma de vez en cuando de forma abierta. Así, por ejemplo, cuando Alan Greenspan testificó ante el Congreso en 1997 sobre las maravillas de la economía que estaba dirigiendo, dijo redondamente que una de las bases de su éxito económico era que estaba imponiendo lo que él mismo llamó “una mayor inseguridad en los trabajadores”. Si los trabajadores están más inseguros, eso es muy “sano” para la sociedad, porque si los trabajadores están inseguros, no exigirán aumentos salariales, no irán a la huelga, no reclamarán derechos sociales: servirán a sus amos tan donosa como pasivamente. Y eso es óptimo para la salud económica de las grandes empresas. En su día, a todo el mundo le pareció muy razonable el comentario de Greenspan, a juzgar por la falta de reacciones y los aplausos registrados. Bueno, pues transfieran eso a las universidades: ¿cómo conseguir una mayor “inseguridad” de los trabajadores? Esencialmente, no garantizándoles el empleo, manteniendo a la gente pendiente de un hilo que puede cortarse en cualquier momento, de manera que mejor que estén con la boca cerrada, acepten salarios ínfimos y hagan su trabajo; y si por ventura se les permite servir bajo tan miserables condiciones durante un año más, que se den con un canto en los dientes y no pidan más. Esa es la manera como se consiguen sociedades eficientes y sanas desde el punto de vista de las empresas. Y en la medida en que las universidades avanzan por la vía de un modelo de negocio empresarial, la precariedad es exactamente lo que se impone.”

(…)

“a comienzos de los 70, suscitaba mucha preocupación en todo el espectro político establecido el activismo de los 60, comúnmente conocidos como “la época de los líos”. Fue una “época de líos” porque el país se estaba civilizando [con las luchas por los derechos civiles], y eso siempre es peligroso. La gente se estaba politizando y se comprometía con la conquista de derechos para los grupos llamados “de intereses especiales”: las mujeres, los trabajadores, los campesinos, los jóvenes, los viejos, etc. Eso llevó a una grave reacción, conducida de forma prácticamente abierta. En el lado de la izquierda liberal del establishment, tenemos un libro llamado The Crisis of Democracy: Report on the Governability of Democracies to the Trilateral Commission, compilado por Michel Crozier, Samuel P. Huntington y Joji Watanuki (New York University Press, 1975) y patrocinado por la Comisión Trilateral una organización de liberales internacionalistas. Casi toda la administración Carter se reclutó entre sus filas. Estaban preocupados por lo que ellos llamaban la “crisis de la democracia” y que no dimanaba de otra cosa del exceso de democracia. En los 60 la población –los “intereses especiales” mencionados— presionaba para conquistar derechos dentro de la arena política, lo que se traducía en demasiada presión sobre el Estado: no podía ser. Había un interés especial que dejaban de lado, y es a saber: el del sector granempresarial; porque sus intereses coinciden con el “interés nacional”. Se supone que el sector graempresarial controla al Estado, de modo que no hay ni que hablar de sus intereses. Pero los “intereses especiales” causaban problemas, y estos caballeros llegaron a la conclusión de que “tenemos que tener más moderación en la democracia”: el público tenía que volver a ser pasivo y regresar a la apatía. De particular preocupación les resultaban las escuelas y las universidades, que, decían, no cumplían bien su tarea de “adoctrinar a los jóvenes” convenientemente: el activismo estudiantil –el movimiento de derechos civiles, el movimiento antibelicista, el movimiento feminista, los movimientos ambientalistas— probaba que los jóvenes no estaban correctamente adoctrinados.

Bien, ¿cómo adoctrinar a los jóvenes? Hay más de una forma. Una forma es cargarlos con deudas desesperadamente pesadas para sufragar sus estudios. La deuda es una trampa, especialmente la deuda estudiantil, que es enorme, mucho más grande que el volumen de deuda acumulada en las tarjetas de crédito. Es una trampa para el resto de su vida porque las leyes están diseñadas para que no puedan salir de ella. Si, digamos, una empresa incurre en demasiada deuda, puede declararse en quiebra. Pero si los estudiantes suspenden pagos, nunca podrán conseguir una tarjeta de la seguridad social. Es una técnica de disciplinamiento”

Para l@s despista@s adjunto el documento original de la Trilateral : The Crisis of Democracy: Report on the Governability of Democracies to the Trilateral Commission (1973). Todo un clásico. (Disponible en internet http://www.trilateral.org/download/file/TC_list_3-14(2).pdf ).

 

Esta es una lucha de clases, pero es mi clase, la clase rica, la que la está haciendo, y la estamos ganando (Buffet, 2006)

El Gobierno rechaza la creación de un banco de tierras para los desempleados. (IU acusa al Ejecutivo central de renunciar a la creación de empleo como prioridad. El Pais, RAÚL LIMÓN Sevilla 26 OCT 2012 – 23:19 CET)

Normal, si ponen tierras públicas en explotación disminuiría el desempleo…

Pero resulta que el desempleo es una inmejorable herramienta para acobardar a la población, bajar sueldos, precarizar el empleo y reducir servicios sociales.

A ver si nos enteramos: el desempleo no es la consecuencia de la crisis. Es el objetivo último que busca la elite dominante para redefinir y consolidar su posición y beneficios.Todo consiste, simplemente, en privar a la gente del acceso a la tierras, al agua y a la vivienda. Ello genera automáticamente una masa de indigentes pidiendo limosna, a disposición de quien quiera asalariarla a bajo precio. Regulando la tasa de desempleo (y manteniéndola convenientemente alta) regulas los salarios y contienes mediante el miedo la frustración social, pagando con pan la lealtad al amo.

Esto no es nuevo. Ha sido el procedimiento clásico, desde hace 250 años, que en América latina, Africa y Asia conocen sobradamente. Lo que es nuevo es que se haga en Europa, después de la 2da Guerra mundial. Y esto si que es nuevo, porque rompe el pacto social que garantizó la paz tras la guerra y desmovilizó al comunismo en aras de un reformismo que permitiera el progreso de los más desfavorecidos, compatible con el enriquecimiento de las elites, sin necesidad de recurrir a la violencia social.

Pero parece que tanto unos como otros lo hemos olvidado, y los kamikazes ignorantes que nos gobiernan nos van a forzar por enésima vez a defender nuestra dignidad y bienestar por la fuerza y no con la razón. Es muy triste volver atrás. Pero esto no lo hemos hecho nosotros. Nosotros solo somos responsables de haberlo permitido.

Como dijo Warren Buffet ya en 2006 -y nadie le hizo caso- “esto es una lucha de clases, pero es mi clase, la clase de los rico la que la está haciendo, y la estamos ganando”

“There’s class warfare, all right, but it’s my class, the rich class, that’s making war, and we’re winning.”  (New York TImes, By BEN STEIN. Published: November 26, 2006, In Class Warfare, Guess Which Class Is Winning).